• active sports
  • 16 de Oct, 2017

Antonio de la Rosa cuenta su experiencia dando la vuelta a la Península Ibérica en pádel surf

Antonio de la Rosa explicó en un encuentro en Barcelona su experiencia dando la vuelta a la Península Ibérica en pádel surf. Tras llegar remando a la playa de la Barceloneta (Barcelona) y acompañado por un grupo de aficionados al pádel surf, el deportista extremo reveló todos los detalles de este reto, durante el encuentro realizado en Espai de Mar y coincidiendo con el Salón Náutico.

Un reto duro, intenso y muy gratificante a su vez. Así definió su aventura Antonio de la Rosa, embajador de las marcas Sea to Summit y Leatherman, mientras dejaba boquiabiertos a aficionados y periodistas con sus hazañas. Su paso por las costas de Santander fue uno de los momentos más complicados para el deportista. La zona mundialmente conocida por surfistas que esperan ansiosos cabalgar ‘La Vaca’, una ola que puede alcanzar los siete metros, sorprendió a De la Rosa con olas de tres metros y medio. Sin embargo, y a pesar de los revolcones, el deportista siguió fuerte y determinado a continuar su reto, una expedición que comenzó el pasado 7 de junio en Fuenterrabía (Guipúzcoa) y que pretende finalizar el 24 o 25 de octubre en Portbou (Girona).

En la vida las cosas van de culo, menos el viento que va de cara”, bromeó fiel a su carácter divertido y alegre. Han sido muchos los días difíciles, largos y en los que el deportista ha requerido un gran esfuerzo no únicamente físico, sino también mental para seguir adelante. A tan sólo 200 kilómetros del destino final y con más de 3.000 kilómetros a sus espaldas, De la Rosa se mostró satisfecho con lo vivido y con muchas anécdotas por contar.

Durante los más de cuatro meses que lleva rodeando la península, se ha visto obligado a permanecer en tierra un total de 20 días debido a las malas condiciones meteorológicas. Estos imprevistos, junto con el retraso en los días difíciles de superar, han provocado que su aventura se alargue aproximadamente un mes más de lo previsto. “Sobre el papel no calculas los detalles, y todo parece más fácil”, explicó, “pero la seguridad es lo primero, y con malas condiciones no se puede salir a navegar”.

De la Rosa aseguró que en una expedición de aventura, es esencial estar preparado para el factor sorpresa, ya que si surge un problema tienes que saber cómo reaccionar. Para ello, lo más importante es contar con un buen equipo y llevar un kit básico en la tabla. “Además de una pequeña balsa de recambio y un remo de repuesto, siempre llevo hidratación de sobras y algo de comida, todo dentro de una bolsa estanca Sea to Summit, para evitar que se moje. También llevo siempre a mano mis herramientas Leatherman, que me permiten actuar frente a cualquier imprevisto”, explicó el deportista.

Más retos

Durante el evento, Antonio también agradeció el apoyo incondicional de su pareja, Cinthya, quien le acompaña en su aventura y va recorriendo la Península en caravana, esperándole en los puntos acordados y ofreciéndole un apoyo constante durante toda la expedición. Precisamente es con ella con quien llevará a cabo su próximo reto, que consiste en cruzar Europa en bici, desde Cádiz, hasta el extremo opuesto del continente.

Todavía no ha terminado este reto, pero Antonio de la Rosa ya está maquinando su próxima gran expedición. “En 2019 llevaré a cabo un reto muy potente, el más grande de toda mi vida”, aseguraba el deportista. De la Rosa se propone, nada más y nada menos, que ser la primera persona en cruzar el Pacífico remando sobre una tabla de pádel surf. “Saldré de San Francisco y quiero llegar hasta Hawái, pero es algo que todavía estamos planeando”, desveló entre sonrisas.

Si quieres compartir...