• Actualidad Internacional
  • 05 de Nov, 2018

Debenhams, nueva víctima de Amazon

El efecto Amazon se cobra otra víctima centenaria de renombre, la cadena inglesa de grandes almacenes Debenhams reducirá un tercio de sus tiendas para intentar salvar su negocio. La firma, que ha estado sometida a una gran presión por parte del mercado, finalmente ha claudicado. Además, el agresivo plan de la firma llega dos meses después de que su principal competidor, House of Fraser, también colapsase.

La firma que en principio tenía previsto cerrar 10 tiendas en los próximos años, no ha soportado las tensiones del mercado y ha optado por un plan más radical que supone cerrar 50 de los 166 puntos de venta que mantiene, lo que supone despedir a más de 4.000 empleadas. El nuevo plan, que tiene el visto bueno de KPMG, busca focalizarse en los establecimientos más rentables y así reducir costes fijos con los que poder mejorar los márgenes con los que trabaja.

La reducción de gastos fijos busca principalmente dotar de mayor fiabilidad a sus beneficios, ya que las empresas como Desenhams con un fuerte apalancamiento operativo sufren fuertes vaivenes con muy pequeños cambios en las ventas. Se trata de la misma situación que se da en otros grandes del retail, como le ocurrió a Sears, a su competidor House of Fraser o al mismo Corte Inglés.

Las cuentas de Desenhams ejemplifican el anterior problema, ya que mientras que los ingresos se han mantenidos estables en los últimos 4 años, en torno a los 3.300 millones, los beneficios han fluctuado con fuerza. De hecho, la firma, tras tres ‘profit warning’ en lo que va de año ha reconocido ante el mercado que perderá este año 500 millones de libras, lo que sus números rojos multiplican por cinco su actual capitalización.

Debenhams, Toys "R" Us y otras empresas golpeadas por la crisis del 'retail'
Pese a todos los problemas de Debenhams, y su evidente desfase tecnológico en sector muy competitivo, hay quien considera que el máximo accionista de la firma está maniobrando para que se hunda y recomprarla a un mayor precio. Se trata del propietario de Sports Direct, Mike Ashley, que mantiene el 29,7% de la firma, muy cerca del 30% que le obligaría lanzar una opa por toda la empresa -al igual que ocurre con Dia-.

Además, para mayor inri Ashley ya compró anteriormente House of Frazier, una vez quebró, y se especula con que podría fusionarlos una el precio caiga lo suficiente como para lanzarse a comprar el resto de la compañía.

fuente: lainformacion.com

Si quieres compartir...