• Opinión
  • 13 de Sep, 2018

Opinión: ¿Qué ha cambiado?

 ¿Hemos cambiado la forma de gestionar nuestros negocios? Planteémonos brevemente qué cambios, grandes o pequeños, hemos aplicado en los últimos cinco años. Si lo hemos hecho, en qué áreas de gestión han repercutido y qué han supuesto: incorporación de nuevas personas al equipo, formación de nuestros empleados, adquisición de nuevas “herramientas”, software, hardware, servicios cloud, e-commerce…

A veces, lo más sencillo es observar lo que hacen las grandes empresas, por ejemplo, las que pertenecen al Ibex 35, y adaptar a nuestro humilde tamaño empresarial alguno de esos importantísimos cambios. Lo argumento con varios cambios más que evidentes.

Por un lado, y en un plano más físico, de puro “ladrillo”, la evolución de las oficinas de La Caixa: de oficinas blindadas, han pasado a puntos de encuentro entre sus empleados y los clientes. Podemos continuar con las impresionantes inversiones en aplicaciones móviles que la mayoría de bancos han llevado a cabo para que podamos operar y pagar sin “fricciones” -este caso en concreto lo están aplicando con más o menos brillantez algunas marcas de deportes-.

Prosigamos con cambios estructurales en los recursos humanos, y la espectacular relevancia de todo aquello que esté relacionado con el mundo digital y que impacte sobre clientes/consumidores. Basta con darle un vistazo a LinkedIn y leer los nuevos cargos de nuestros contactos: CDO, CTO, CIO, CFO… como en Marketing, los recursos humanos se han “anglosajonizado”, descriptivamente hablando.

¿Han cambiado los hábitos de los consumidores? La respuesta es que nos los han cambiado, nos han acostumbrado a entregas inmediatas de cualquier producto, en cualquier lugar, a cualquier hora y nos han acostumbrado a buscar, encontrar y comprar con absoluta confianza (este es el aspecto que mayor cambio ha experimentado).

Pero lo que más ha cambiado es la velocidad, ahora todos los cambios se producen y nos adaptamos con gran celeridad, reposicionando a aquellos negocios que se quedan proporcionalmente obsoletos a la misma velocidad. El teléfono tardó setenta años en llegar a cien millones de hogares... Pokemon Go sobrepasó los cien millones de personas en veinte semanas...

Toca cambiar. ¡ A correr!

Andrés de la Dehesa

Si quieres compartir...