• Opinión
  • 05 de Abr, 2018

Opinión: Más tarta para todos, por Ignacio Peralta

Los que trabajamos en este sector hemos podido ser partícipes y testigos en primera línea del auge de la práctica del deporte en estos últimos años, algo bueno trajo la famosa “crisis”. Varios deportes han sido elegidos los que más han crecido y con ello el número de marcas ofertadas de cada modalidad se ha visto en aumento año tras año, así como el número de comercios y tiendas especialistas que los trabajaban.

Durante estos años de bonanza, se puede decir que se ha gozado de relativamente buenos números con independencia del eslabón de la cadena de suministro en el que se estuviera. Ahora bien, todos sabemos que el frenazo ya se ha dado. Mejor dicho, que la oferta ha superado a la demanda, aunque ésta sigue creciendo, con las consecuencias que eso supone para muchos dentro del sector y su consecuente corrección.

Las marcas y sus nuevas segmentaciones están afectando y dejando fuera a muchos puntos de ventas. El gigante azul sigue haciendo daño con sus precios, crecimiento y ahora nuevo posicionamiento en las ciudades, y así una larga lista de objeciones. 

Ante esta nueva realidad que no tiene pinta de desaparecer y que obligará a buen seguro a reajustarse en los distintos mercados, como de hecho ya se está produciendo, y ante la continua aparición de nuevos factores que condicionan la forma de llegar a nuestra demanda, la pregunta que yo me hago y que planteo es la siguiente: si la oferta ha superado a la demanda, ¿qué podemos hacer juntos o de manera individual para conseguir aumentar la demanda? Hemos podido ver hace unos días que se ha denegado la proposición No de Ley (PNL) de reducción del tipo de IVA para los servicios deportivos. Éste y otros indicios indican que no podemos contar con el congreso de momento para impulsar con fuerza el deporte.

Es fácil que cada uno de nosotros busquemos justificación para cada una de nuestras realidades. El canal online está creciendo demasiado y absorbiendo parte de las ventas. Las marcas y sus nuevas segmentaciones están afectando y dejando fuera a muchos puntos de ventas. El gigante azul sigue haciendo daño con sus precios, crecimiento y ahora nuevo posicionamiento en las ciudades, y así una larga lista de objeciones. Y es muy probable que todas o prácticamente todas tengan gran parte de culpa y a los que las pronuncian no les falte razón. Ahora bien, y con independencia de lo anterior, la buena noticia es que todos podemos aportar.

En este sentido, y como amantes de este sector del cual vivimos, cada uno de nosotros puede hacerse una reflexión contestando a esta pregunta: ¿Qué deberíamos hacer para conseguir aumentar la demanda? No es necesario que seas una gran marca o una gran cadena, estoy seguro que cada uno de nosotros podemos ayudar a fomentar el deporte y hacer crecer la demanda desde nuestra posición, de manera individual o colectiva, seas grande o pequeño, marca o detallista. Hay muchas formas de intentar ganar adeptos a este sector, facilitar o animar su afición y con ello hacerlo crecer. Y cuando hablo de aumentar demanda, no hablo de atraer a la de mi competidor.

Estoy seguro que si todos y cada uno de nosotros aporta, lo intenta y actúa desde su posición, cada día tendremos más aficionados, más deportistas, más concienciación social de la necesidad de hacer deporte para estar sanos y por lo tanto más futuros consumidores.

Podemos fomentar el deporte dentro de nuestra ciudad organizando clinics y charlas, hablar con los colegios y universidades e incentivar a los futuros consumidores introduciendo el deporte como parte necesaria en su rutina diaria. Organizar salidas o actividades conjuntas creando tribus de fieles seguidores y prescriptores, tratar con nuestro ayuntamiento para que consiga patrocinar una carrera o facilitar su organización, y así infinidad de opciones. De esta forma, ayudaremos a que la masa crítica de practicantes aumente y por tanto el número de clientes potenciales al que tendremos acceso.

Muchos ya lo hacen, con muy buenos resultados, y para otros no siempre es fácil. No siempre se dispone del tiempo o los recursos necesarios para realizarlo y que el impacto se aprecie a primera vista. Pero estoy seguro que si todos y cada uno de nosotros aporta, lo intenta y actúa desde su posición, cada día tendremos más aficionados, más deportistas, más concienciación social de la necesidad de hacer deporte para estar sanos y por lo tanto más futuros consumidores. Nuestra tarta, este sector que tanto amamos, se hará más grande y conseguiremos que haya más tarta para todos.

Si quieres compartir...