• Actualidad Nacional
  • 26 de Dic, 2017

El ecommerce: clave en la nueva industria 4.0

Orientadas hacia el consumidor final, las tiendas digitales se reinventan continuamente para adaptarse a las características de estos usuarios y de estas empresas. Este proceso se desarrolla en paralelo a la transformación digital de la industria, que ha puesto sobre la mesa la necesidad de aplicar los cambios necesarios para aprovechar las sinergias que proporciona la tecnología y ajustarse a un entorno en hibridación del mundo físico al digital.

Industria 4.0: desafío para las empresas
El desarrollo de la Industria 4.0 se aborda desde ámbitos muy diversos. Innovaciones como el Big Data, los sistemas cloud, la interconectividad del IoT, la personalización de ofertas, productos y servicios o la mejora de la gestión del aprovisionamiento son algunas de las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología a estas organizaciones. Sin embargo, adaptarse a los retos que plantea la triple coyuntura económica, empresarial y tecnológica supone un desafío inédito para muchas de estas compañías.

Las empresas dedicadas a la fabricación necesitan actuar con celeridad para asegurarse una posición de liderazgo en los complejos ecosistemas industriales del futuro. De hecho, el 33% de organizaciones asegura haber alcanzado niveles avanzados de digitalización en la actualidad, mientras que el 72% espera lograrlo para 2020, según recoge el informe “Industria 4.0: Construir la empresa digital”, de PwC. Con independencia de su sector, todas ellas están obligadas a dar el salto al nuevo paradigma de la Industria 4.0. Ya no se trata de una opción de crecimiento sino de un requisito para la supervivencia.

Estos factores explican esa mezcla de ansiedad y urgencia que se respira en el B2B en relación al avance de la tecnología. Aunque se espera que las inversiones en capacidades de Industria 4.0 alcancen alrededor del 5% de los ingresos anuales, las empresas necesitan despliegues asequibles y accesibles, lo que requiere implantar soluciones tecnológicas que les proporcionen un rápido retorno de la inversión. Esto ha hecho que muchas organizaciones empiezan a plantearse la implantación del comercio electrónico como una de los pilares de sus procesos de transformación digital.

B2B: La experiencia del cliente empresa
El cliente representa la columna vertebral del nuevo paradigma de la Industria 4.0. Lejos de ser un cambio puntual, esto representa una transformación estructural que exige adaptar todas las facetas del negocio. Es por ello que la experiencia de cliente, uno de los principales motores del negocio, es uno de los ámbitos que muestran un mayor desarrollo en un entorno marcado por el desarrollo de la nueva industria digital.

El conocimiento adquirido durante los últimos años por el sector retail en el ámbito del ecommerce –usabilidad, experiencia de usuario, hábitos de consumo, etc.- permite al sector industrial partir con ventaja a la hora de abrir sus propias tiendas electrónicas. Aunque el contexto es diferente, el comportamiento del consumidor es muy parecido, por ello, mucha de esta experiencia es exportable de un segmento al otro.

El cliente B2B es el mismo que compra online sus viajes y ropa o el que configura sus coches o sus zapatillas a través de la web. Por eso, cada vez más profesionales prefieren buscar, comparar y elegir a los proveedores de su empresa por internet. Este canal les proporciona más información sin ningún compromiso, transparencia en las condiciones del servicio y la descripción del producto, así como experiencias de compra y contratación a medida de las necesidades de la empresa.

Impulsa las ventas y el servicio comercial
Estar continuamente disponibles, acceder a nuevos mercados, ganar visibilidad, mejorar el control de las acciones comerciales o profundizar en el conocimiento de cliente, proponer productos o servicios más adaptados a las necesidades del cliente. El uso del ecommerce en el segmento B2B abre un nuevo mundo de oportunidades para estas empresas y permite incrementar la cifra de negocio.

En este ecosistema de digitalización, el ecommerce en la industria no solo representa un nuevo canal de venta e interacción con los clientes sino una puerta de entrada hacia un modelo de negocio más abierto, flexible y rentable. Al fin y al cabo, la mejora de la experiencia de cliente unida a la eficiencia de las plataformas de ventas, potenciadas gracias a las opciones de omnicanalidad, permiten consolidar la relación con los clientes mejorando las tasas de fidelización.

fuente:directivosygerentes.es

Si quieres compartir...