• Actualidad Nacional
  • 06 de Sep, 2017

Opinión: Sinergias, por Raul Bernat

El sector, poco a poco, empieza a darse cuenta de las ventajas que puede conllevar buscar aliados. Las sinergias no han sido, precisamente, una tendencia habitual en el mercado de artículos deportivos, pero en estas últimas semanas hemos podido ver como algunos grandes operadores del mundo del deporte daban un paso al frente y establecían acuerdos con compañías que, a priori, no parecían muy afines. Dos buenos ejemplos de ello los tenemos en el mundo de la distribución. Y aunando dos universos con tanto peso como el outdoor y el bike.

El primero en dar el paso fue el grupo Barrabés, líder en la venta de material outdoor, que se unió a la cadena Mammoth, un referente nacional en bike. A los pocos días era Camp Base, otro gran operador del outdoor, quien unía fuerzas con la cadena especializada en bike Ravet Bike para abrir una megatienda en las afueras de Barcelona. Los objetivos de ambos acuerdos no son, seguramente, los mismos, pero los dos parten de una evidencia: outdoor y bike son dos universos que comparten muchas cosas y que, sobre todo, comparten al consumidor. Unir fuerzas, en este sentido, es una huida hacia adelante. Una estrategia de futuro. Un ejemplo que muchos harían bien en seguir. En el comercio y en las marcas.

Esta diversificación, que paradójicamente viene a ser un paso más en la apuesta por la especialización, también está cogiendo forma en el panorama ferial. Quizás porque el margen de crecimiento de una feria superespecializada es muy limitado o, quizás, porque los organizadores feriales han analizado mejor que es lo que puede atraer al consumidor (y, obviamente, a más expositores), algunos encuentros importantes a nivel nacional ya han dado un paso para ampliar su oferta y abrirse a nuevos segmentos.

Expo Sports, el gran punto de encuentro del running, por ejemplo, inaugurará en su próxima edición un espacio dedicado al outdoor. La feria, que se celebra en los dos días previos a la Maratón de Barcelona, ya apostó desde el principio por disciplinas muy cercanas al running como el triatlón o el Trail, pero esta vez va más allá y apuesta abiertamente por el outdoor en toda su globalidad. Y en un espacio específico. Un tráfico cada vez más importante y, sobre todo, un target muy abierto a este universo, han sido argumentos más que suficientes como para animar a los responsables de este salón a diversificar su oferta. O, dicho de otra forma, a especializarse, también, en otros segmentos. Sobre todo, en aquellos que no cuentan con un punto de encuentro sólido en nuestro país.

Es cierto que, en el caso de Expo Sports, se juega con cierta ventaja teniendo en cuenta que, además de que outdoor y running son dos universos con muchas semblanzas, es un encuentro para el consumidor final (que, además, no paga para entrar). Pero también desde alguna feria con carácter profesional (o mixto) se ha planteado esa posibilidad.

Sin ir más lejos, Unibike, la gran feria nacional de la bicicleta, tiene sobre la mesa, para 2018, un proyecto para ampliar su oferta a otros segmentos, principalmente a aquellos que pueden guardar cierta afinidad con el ciclismo. O, mejor dicho, con el perfil de consumidor que es fiel a este encuentro. Running, triatlón, outdoor..., las posibilidades son muy amplias. Al fin y al cabo, se trata de responder mejor a las demandas del consumidor y, también, ofrecer a las marcas una nueva alternativa para dar a conocer sus productos.

El futuro pasa por las sinergias y por la diversificación… sin renunciar a la especialización. Complejo. Como los gustos del consumidor.

Si quieres compartir...