• 21 de Jun, 2017

Padelmania, en liquidación para saldar deudas

Padelmania, en pleno proceso concursal, pondrá en marcha un plan de liquidación (venta de activos) ante las dificultades para acordar con sus acreedores un nuevo calendario para pagar sus deudas. La intención de este plan es vender su activo (marca, oficinas, mobiliario, stock…) para poder saldar sus deudas y liquidar definitivamente la compañía. La división online, que no entra en este plan de liquidación, seguirá gestionada por la empresa Definetely Time2Padel, que también gestiona las franquicias de la compañía.

La cadena, líder indiscutible en la venta de pádel durante muchos años –tanto offline como online, entró en concurso de acreedores hace unas semanas tras las dificultades para conseguir nuevos inversores y liquidar las deudas que acumulaba desde ya hace dos ejercicios. Deudas que, aunque no han trascendido, podrían superar los 4 millones de euros.

La venta de activos es el paso definitivo para liquidar una compañía que se ganó un hueco importante en el panorama comercial nacional cuando, con el boom del pádel, logró una exitosa expansión por todo el territorio, especialmente por la zona sur, de donde es originaria la empresa. Su apuesta por el mundo online en un momento en el que las compañías miraban con cierto recelo este canal supuso un nuevo impulso para la compañía, que acumulaba fuertes ganancias y ampliaba año tras año su radio de acción. En su mejor época, Padelmania llegó a vender más de 50.000 palas al año, con una cuota de mercado cercana al 10%.

Además de las tiendas físicas y de la plataforma online, Padelmania también apostó por desarrollar su propia marca y, también, adquirir marcas con problemas financieros o que querían reflotar el proyecto, como Vision, Middle Moon o Paddle Coach.

Tras unos años de fuerte expansión (llegó a alcanzar las 40 tiendas), la sobreoferta y la fuerte competencia de otros operadores (cadenas especializadas y grandes operadores), la compañía comenzó a acusar un descenso de sus beneficios a pesar de que su facturación se mantenía al alza. A partir de 2014 los cierres del ejercicio arrojaban números rojos.

Las últimas iniciativas llevadas a cabo por Cristobal Bohorquez, gerente de la compañía, para intentar equilibrar estas pérdidas, como la apuesta por el running o la puesta en marcha de un proyecto de franquicias y corners en clubes, no tuvieron el éxito esperado y la compañía no tuvo más remedio que presentar, a finales de febrero, el concurso voluntario para intentar alcanzar acuerdos con sus acreedores y evitar, así, la liquidación total de la compañía.

Fuentes judiciales han señalado que hay varias compañías que han mostrado interés en pujar por la sociedad.

Si quieres compartir...