• Actualidad Nacional
  • 03 de Feb, 2017

La Fundación España Activa inicia una nueva etapa con Jaime Lissavetzky al frente

Tras dos años de intenso trabajo, la Fundación Vida Activa y Saludable emprende una nueva etapa. Los cambios más sustanciales son el nuevo nombre, Fundación España Activa; y el relevo en la presidencia, el que fue secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky sustituye al hasta ahora presidente Gabriel Sáez. Todo esto se formalizó el pasado 1 de febrero en el encuentro anual de la Fundación que tuvo lugar en la sede del Comité Olímpico Español (COE).

La Fundación España Activa tiene como misión promocionar el deporte y la actividad física en una sociedad afectada por la pandemia del sedentarismo, impulsar todas las políticas necesarias para mejorar el sector de las instalaciones deportivas y difundir a la sociedad los hábitos de estilo de vida saludable. En este sentido, Jaime Lissavetzky se ha mostrado dispuesto a trabajar con el objetivo de conseguir que cada día contemos con más personas, más activas, más veces, y para lograr que el deporte sea una cuestión y función de Estado.

Un déficit histórico

Un objetivo, este último, que hasta día de hoy, está muy lejos de ser una realidad. España, históricamente, ha sido un país con muy poca cultura deportiva. Los beneficios de la práctica deportiva nunca han calado en nuestra sociedad y en gran medida ha sido por la poca implicación política. En esta línea se ha manifestado Alejandro Blanco, Presidente del Comité Olímpico Español, que ha asegurado que todo esto va más allá de la ley del mecenazgo. “En todos los lados la gente está practicando deporte, y todos los grandes embajadores de este país son deportistas y sin embargo el gobierno tiene la misma mentalidad de hace 40 años para abordarlo”.

Esto se resume en que las autoridades tienden a pensar y actuar a corto plazo. Los políticos de turno se hacen la foto con los campeones españoles y con ello piensan que están apoyando al deporte. Un error de calado, ya que olvidan las medidas a largo plazo y con ello la oportunidad de crear un cultura deportiva saludable. Una idea que comparte el Director Ejecutivo de UK Active, Steven Ward, que en el mismo acto apostó por la creación de una coalición de medios de comunicación, empresas privadas, gobiernos, etc. Y que tenga como objetivo concienciar a los ciudadanos.

Repercusión económica

En dicha organización, sin embargo, es esencial que tengan voz y voto representantes de la industria deportiva, el gran olvidado, siempre, en este ámbito. El Consejo Superior de Deportes (CSD) debe tener en cuenta las empresas del sector, las marcas, las distribuidoras y asociaciones como AFYDAD o AMBE. Sin todo el sector unido y caminando en una misma dirección el objetivo continuará quedando lejos.

Cabe destacar, que la problemática de la sedentarización también repercute económicamente en los bolsillos del Estado y de los ciudadanos. En el encuentro anterior de la Fundación, Victoria Ley, Jefa del departamento de deporte y salud del CSD mencionó que en España la inactividad física supone unos mil millones de euros en gasto sanitario y 5 mil millones de euros por costes indirectos.

Es evidente pues que la sociedad está cada vez más envejecida, y la actividad física puede aliviar estos costes y aumentar nuestra expectativa de vida y la calidad de la misma, y es por ello que debemos implantar, entre todos, una pedagogía de la actividad física desde la infancia.  

Si quieres compartir...