• Actualidad Internacional
  • 09 de Ene, 2017

Una vez más... Amazon. El artículo de Andrés de la Dehesa, CEO de Sportmas

Hace cuatro años apareció, en el mercado norteamericano, Amazon Dash, la propuesta del gigante americano de las ventas online y la logística para convertir los hogares estadounidenses en su propio supermercado. Podías, con un minimalista dispositivo, hacer la compra desde tu casa. Un par de años después, la compañía lanzó el Amazon Dash Button, un botón conectado a la wifi doméstica que te permite reponer productos con el sencillo gesto de apretarlo. Ambas soluciones ya están disponibles en algunas ciudades españolas.

Hace escasas semanas, Amazon nos volvió a sorprender, mostrándonos el camino disruptivo que permite la tecnología para reinventar modelos de negocio con la inauguración, en Seattle, de su primera tienda física bajo el nombre de Amazon Go, un supermercado que, gracias a una serie de tecnologías vinculadas al móvil del cliente, elimina la necesidad de pasar por caja. Es lo que ellos han denominado “Fricción cero”.

De momento, esta tienda está abierta sólo para los empleados de la compañía, pero cuando finalice el periodo de pruebas, a principios de 2017, Amazon espera abrirla al público. Y su intención es expandir este modelo por todo el mundo.

El funcionamiento es aparentemente sencillo para el usuario. Basta con descargarse la aplicación Amazon Go (disponible en App Store y Google Play) e iniciar sesión. La realidad tecnológica es bastante más compleja y combina múltiples sensores y aprendizaje profundo (deep learning) para poder interpretar y registrar todos los elementos que el consumidor recoge de las estanterías. Para finalizar la compra basta con caminar hacia la puerta y salir de la tienda. No es necesario pasar por caja. Los diferentes sistemas de la tienda, junto con la aplicación instalada en el dispositivo móvil, se encargan de reconocer los productos y realizar el pago con la tarjeta de crédito o débito asociada a la cuenta de Amazon.

Una vez más, Amazon ha conseguido disipar el proceso de compra hasta hacerlo casi desaparecer, cambiando disruptivamente las tradicionales formas de pago, y modificando sustancialmente las reglas comerciales establecidas. Parece obvio que las barreras que utilizamos los humanos para contener el gasto van a desaparecer. Como siempre, una imagen vale más que mil palabras, así que os invito a que veáis el video de Amazon Go en internet.

Si quieres compartir...