• Actualidad Nacional
  • 12 de Sep, 2016

Ipsos abre un shopper lab en Madrid

El instituto de investigación Ipsos acaba de inaugurar en Madrid un shopper lab, el segundo que pone en marcha en España, después del instalado en Barcelona. De este modo, las marcas afincadas en la capital de España podrán testar in situ sus productos, promociones o precios antes de lanzarlos al mercado, ya que un shopper lab es un espacio que recrea un auténtico supermercado en el que poder analizar en profundidad lo que verdaderamente influye en los consumidores a la hora de tomar la decisión de compra.

En los lineales del nuevo shopper lab de Ipsos en Madrid están representadas las marcas de los principales fabricantes de gran consumo (FMCG), siguiendo el árbol de decisión de compra, que es la jerarquía de decisiones que sigue un comprador cuando elige un producto de cada categoría.

El nuevo espacio está ordenado por familias de productos o adyacencias: desayunos (galletas, cafés…), bebidas (zumos, aguas, refresco…, etc), alimentación seca (patatas fritas y snacks….) higiene y cuidado corporal. Este tipo de disposición se realiza así con el fin de reproducir de la forma más fidedigna un supermercado de verdad, con el fin de los resultados de los estudios muestren el menor número posible de desviaciones con respecto a la realidad.

Neurociencia y marketing para testar las marcas

El shopper lab de Ipsos integra la investigación tradicional con la neurociencia aplicada al marketing, utilizando técnicas como el Eye Tracking Glasses (gafas que permiten saber dónde se dirige la mirada en función del movimiento, duración y fijación de los ojos, deduciendo tanto las zonas de mayor interés y atractivo, como las que pasan desapercibidas para el comprador) y la Biometría.

En el shopper lab se pueden replicar planogramas exactos, con la marca de la distribución que el fabricante desea; testar cambios de implementación en el lineal, medir los tiempos que un comprador tarda en encontrar o adquirir un producto, o probar el recuerdo y notoriedad de las marcas presentes. También se puede confirmar la facilidad en la navegación por el lineal y la tienda, indagar en aquello que más llama la atención del comprador en los envases (si han leído la marca o las propiedades del producto, o las calorías), o si el precio del producto a testar es hace variar las decisiones de los clientes.
 

Si quieres compartir...