• Performance
  • 26 de Jul, 2016

El Merino, clave en la evolución del textil

Frente a las múltiples propuestas que nos ofrecen los tejidos sintéticos o naturales para su uso al aire libre, sobresale el revolucionario merino por sus altísimas propiedades térmicas. Siendo capaz de mantener una temperatura corporal ideal y de manera constante tanto en situaciones de frío o calor, el índice de variación térmica en el cuerpo se mantiene siempre estable incluso en localizaciones con temperatura extrema. El merino es considerado la evolución natural en la confección de ropa y la marca neozelandesa ICEBREAKER lidera este avance.

El merino es una de las razas de oveja más antiguas y fuertes del mundo. A diferencia de las típicas ovejas que comen hierba en cotas bajas y cerca del mar, el merino vive en el extremo paisaje de los Alpes del Sur de Nueva Zelanda; lugar donde una típica oveja moriría de frío. Pero el bello del merino resiste a las temperaturas más extremas: transpirable en verano - aislante en invierno; todo ello con un tacto suave y peso ligero.

La marca neozelandesa Icebreaker es pionera en la utilización de la lana merino desde el año 1994 y continúa marcando tendencia con una colección que fusiona naturaleza y tecnología a través de las capas merino aplicadas eficientemente para funcionar en ambientes outdoor, deportes de alto rendimiento y también en la ciudad.

El tejido natural merino repele el agua, conservando intacta su capacidad de transpiración. Las fibras son extremadamente suaves, por lo que evita picores e irritaciones. Tiene propiedades antimicrobianas naturales, retrasando el olor corporal. Así como absorbe la humedad como ningún otro tejido gracias al tamaño de sus fibras, por lo que siempre nos sentiremos cálidos y disminuiremos la electricidad estática que atrae el polvo y suciedad.

Si quieres compartir...