• Actualidad Internacional
  • 20 de May, 2016

Sport Zone apuesta fuerte por el RFID

La cadena portuguesa Sport Zone apuesta en firme por el RFID. Después de una exitosa prueba en 2 de sus tiendas, la compañía empezará a trabajar con esta tecnología en 8 centros más. El control perfecto del inventario (con una precisión del 99%) y una mejora en las ventas han sido determinantes para que el gigante luso reafirmase su compromiso con el RFID.

La compañía espera recuperar su inversión dentro de un año después de implementar una solución RFID que le ayuda a realizar un seguimiento preciso desde que la mercancía sale de sus centros de distribución hasta que se vende. Las pruebas piloto comenzaron en abril de 2015 en dos de sus tiendas y el objetivo era evaluar las ventajas de poder llevar a cabo un seguimiento exhaustivo de todos los productos que llegaban a la tienda.

Miguel Teles, director de la cadena de suministro de Sport Zone, ha señalado que “en tiendas con superficies de 1.200 metros cuadrados las inexactitudes de inventario pueden obligar al personal de ventas a perder mucho tiempo. Tres veces al año tenemos que contar el inventario y ello implica muchas horas porque cada tienda puede tener más de 25.000 referencias. Y eso tiene un coste muy elevado”.

La compañía pudo comprobar, además, que a pesar de este recuento, un porcentaje muy alto de sus productos almacenados nunca llagaban al lineal a pesar de que algunos tenían una buena rotación. “Habíamos invertid o mucho en agilizar los procesos entre el almacén central y el almacén de las tiendas, pero no en cómo pasábamos eficazmente los productos del almacen de la tienda al lineal”.

Y aquí es donde entró en juego el RFID, una tecnología que ha demostrado una gran eficacia no solo en el control de inventario para evitar posibles roturas de stock sino que, también, agiliza los procesos y la eficiencia en una apuesta tan importante para Sport Zone como la venta online.

Los resultados fueron sorprendentes. La eficiencia en el control de inventario pasó del 80% al 99% y se redujo en un 92% el tiempo que se tardaba en contar todos los productos. Además, se pasó de 1.000 referencias que nunca llegaban al lineal a tan solo 15. Y todo ello se tradujo en un aumento de las ventas de alrededor del 4%.

Con estas cifras la cadena ha decidido apostar fuerte por el RFID. Además de utilizar esta tecnología en 8 nuevos centros se ha comprometido a etiquietar el 30% de sus productos de textil y calzado en el almacén central y ha animado a las marcas y a sus proveedores a apostar por el etiquetado en origen.

Si quieres compartir...