• Actualidad Internacional
  • 31 de Mar, 2016

Los Millennials dejan paso a la Generación Z

Prácticamente han nacido y crecido con un smartphone o una tablet pegados al brazo. Por primera vez en la Historia, emerge una generación que ha disfrutado de Internet para sociabilizar y aprender desde edades tempranas. Autodidactas, creativos y sobreexpuestos a la información. Así son los jóvenes que forman la Generación Z y que comienzan ahora a reclamar su sitio en un mundo que "se ha quedado pequeño".

A lo largo de la próxima década, estos chavales nacidos entre 1994 y 2010 empezarán a salir de sus aulas para abrirse hueco en el mundo laboral. El informe Generación Z: El último salto generacional, presentado este miércoles por la consultora Atrevia y por la Deusto Business School, ha dado a conocer las características de estos jóvenes y cómo podrían influir sus diferencias en la sociedad. Nacieron, vivieron y crecieron mano a mano con una crisis económica que afectó a sus entornos e influyó en sus personalidades de forma crítica.

Los sueldos a los que optan para trabajar son bajos y su relación con el dinero ha cambiado. Así, ahora existen aplicaciones como BlaBlaCar, que permite a sus usuarios compartir los gastos de sus viajes en coche. "Quieren disfrutar de las cosas, pero no quieren tenerlas", explica Nuria Vilanova, presidenta de Atrevia.A la Generación Z le mueve la justicia, no concibe que no pueda haberla. "No entienden que no se respete el medio ambiente. No entienden que no se comparta", afirma Vilanova. "En lugar de escandalizarnos con la forma diferente de comportarse que tienen, tenemos que aprovecharlo como una oportunidad para que haya un mundo mucho mejor".
PUBLICIDAD

Han nacido con un presidente negro en EEUU y han crecido con compañeros de clase que tienen dos padres o dos madres. "La diversidad es consustancial, no es una pose", explica Iñaki Ortega, director de la Deusto Business School en Madrid. Para ellos, todos los cambios y derechos que han conseguido y a los que han tenido que acostumbrarse las generaciones anteriores suponen algo natural. "Esa aproximación multicultural muy inclusiva y liberal en el sentido social es algo que les lleva a aproximarse a la realidad de otro modo muy diferente a las generaciones anteriores", concluye Ortega.La Generación Z "destierra la educación formal para centrarse en proyectos de aprendizaje más vocacional". Pronto llegará una "era pil pil" en la que, como sucede con la salsa que le da su nombre, "se tendrá que estar en constante movimiento si no quieres que algo se estropee o desaparezca". "Hay que mover las universidades y hay que cambiar el sistema educativo, el empleo y muchos valores que tenemos ya anticuados", insiste Ortega.

"La sociedad debe ser capaz de adaptar los recursos y los sistemas a sus nuevas necesidades".Lo que preocupa a esta generación no es tener un trabajo fijo, sino encontrar un empleo acorde a su personalidad, tener oportunidad de crecimiento profesional y alcanzar metas que se marquen a lo largo de sus carreras. Sin embargo, cuentan con habilidades y conocimientos que las otras generaciones no tienen. Y los empleadores lo saben. "¿Cómo puedes luchar contra el cibercrimen si no eres apenas hacker? El cibercrimen es una de las principales amenazas de todas las empresas y necesitamos de personas con talento que tienen habilidades para combatirlo", ha concluido Ortega.

www.elmundo.es

 

Si quieres compartir...