• Actualidad Internacional
  • 27 de Ene, 2016

Greenpeace sigue persiguiendo las marcas deportivas por el uso de PFC

"El equipamiento deportivo y para actividades al aire libre contiene aún demasiados productos químicos nocivos". Esta es la principal conclusión de un estudio elaborado por la organización ecologista Greenpeace tras pruebas realizadas a 40 productos de estos sectores, de los cuales solamente cuatro no contenían sustancias peligrosas para la salud.

Greenpeace, que ha hecho de la lucha contra los productos químicos peligrosos en la vestimenta uno de sus caballos de batalla desde hace varios años, efectuó el mes pasado análisis a 40 productos de diferentes marcas provenientes de 19 países.

Salvo dos chaquetas -una de Vaude y la otra de Jack Wolfskin-, una mochila de la marca Haglöfs y un par de guantes de The North Face, todos contienen componentes perfluorados (PFC), según un comunicado de la antena alemana de Greenpeace.

Aunque algunos fabricantes han comenzado a reducir el uso de éstos, "todavía están muy repandidos", deplora la ONG, sobre todo "en la fabricación de calzado y pantalones, sacos de dormir y algunas chaquetas".

Los compuestos perfluorados son polímeros químicos muy utilizados por su resistencia al calor, su impermeabilidad y su capacidad para repeler al polvo. Muy persistentes en el medio ambiente, están presentes en muchos objetos utilizados en la vida cotidiana, ya sea en sartenes antiadhesivas, productos antimanchas o algunos embalajes de alimentos.

Extremadamente tenaces, se propagan en el medio ambiente, y se han encontrado trazas de PFC en el hígado de osos polares, revela Greenpeace. También son nocivos para la salud de los humanos.

Greenpeace reclama por lo tanto la prohibición "para (la fabricación de) todos los productos 'outdoor' de los PFC".

Si quieres compartir...