• Actualidad Nacional
  • 07 de Dic, 2015

El Barça quiere recuperar la Botiga y el ‘licensing’

La búsqueda de ingresos para alcanzar en pocos años los 1.000 millones de euros de ingresos ha promovido en el seno de la administración y el gobierno del FC Barcelona un replanteamiento de determinadas estructuras comerciales y de explotación de la marca Barça que ha puesto sobre la mesa la recuperación de dos activos potencialmente muy interesantes, la gestión de la FCBotiga Megastore del Camp Nou y el ‘licensing’ ahora en manos de Nike.

La firma americana, siempre atenta y rápida en el megamundo de la industria textil, el calzado y el merchandising alrededor del deporte y de los grandes clubs, apostó en su día por arrebatarle al Barça el productivo entorno del merchandising y de la tienda del estadio; aprovechó que, en tiempos de Joan Gaspart, los ingresos empezaron a escasear de forma alarmante. El club ahorraba estructura y se dedicaba sólo a recoger los royalties en lo que parecía un buen negocio para ambos.

Sin embargo, el gran beneficiado de esta situación gracias al montaje comercial y la demanda de prendas y de todo tipo de objetos del mejor equipo de la historia ha sido Nike de largo, propietaria y responsable de liquidar cada año una enorme cantidad de beneficio neto a su favor, descontando la parte del FC Barcelona según los contratos en vigor, que son dos básicamente, el de patrocinio de la camiseta y el de la fabricación, comercialización y explotación del merchandising, incluida la gestión de la FCBBotiga Megastore, la joya de la corona de Nike, segunda en ventas de toda su cadena mundial, sólo por debajo de la principal de Nueva York en la Quinta Avenida.

Ambos contratos cumplen en 2018 pues es condición de Nike suscribirlos por un periodo de diez años en una más que inteligente estrategia financiera. Sobre el rescate de la otra parte del negocio que no es la venta de camisetas el FC Barcelona obtendría dos ventajas incuestionables.

Por un lado, y pese a la inversión necesaria en la gestión de stocks y de personal de la tienda, una ganancia directa y neta absolutamente garantizada en una proporción que podrían cuadriplicar la actual recaudación diferida y porcentual. Por otro, no menos destacado también, el engorde de la cuenta de resultados del FC Barcelona al poder incluir, como hace el Real Madrid desde hace años, la totalidad de la facturación de la FCBotiga implicando la consolidación de ingresos y gastos en al menos dos decenas largas de millones. Hasta ahora, como ha explicado reiteradamente la vicepresidenta económica Susana Monje, esta cuestión hacía incomparables los número del Barça con los de Florentino. “No podemos comparar manzanas con peras”, dice siempre.

Finalmente la cuestión del ‘licensing’, es decir la potestad exclusiva del Barça de otorgar licencias de fabricación de productos con la marca azulgrana, hoy en manos de Nike a través de una sociedad mixta con el Barça, también repercutiría positivamente en los ingresos a cambio de un coste reducido en la creación de un departamento propio. El club cuenta con suficiente personal cualificado y experto de sobras para recuperar una gestión que, con la sensibilidad y el barcelonismo añadidos, puede acabar siendo más rentable y expansiva que nunca.

Falta por sentarse a hablar con Nike, que ya se avino en tiempos de Joan Laporta a ceder la gobernabilidad y gestión de la FCBotiga Megastore en un experimento que finalmente el entonces director general, Joan Oliver, decidió cancelar. Resulta obvio que este paso supone una carga de trabajo para determinados departamentos del club. Nike volvió a recuperar la tienda hasta hoy, momento en el que el Barça quiere asumir el máximo control propio comercial.

La experiencia de otros grandes clubs como el Manchester United ha demostrado que la externalización de esta área productiva no ha sido del todo un acierto.

www.mundodeportivo.es
 

Si quieres compartir...