• Actualidad Internacional
  • 04 de Dic, 2015

El sedentarismo y la obesidad cuestan muy caro a las arcas de los estados

La Universidad de Texas realizó un estudio sobre las consecuencias de la inactividad física para la sociedad mundial. Concluye que del 6 al 9% de las muertes que se producen en el mundo por enfermedades no transmisibles se pueden achacar a esta causa. Esto supone un alto coste económico a los países, por ejemplo, 418,9 $ por persona en Canadá.

La inactividad física es la cuarta causa principal de muerte en el mundo. En este artículo se resumen los esfuerzos globales que se están realizando actualmente para neutralizar este problema y señalar el camino a seguir para evitar esta pandemia. Aunque existan evidencias sobre los beneficios de la actividad física para la salud desde los años 1950, la promoción de la misma para mejorar la salud de la población se ha realizado mucho más tarde. Sólo recientemente se ha desarrollado una infraestructura identificable, incluyendo esfuerzos en la planificación, la política, el liderazgo, el desarrollo, la supervisión y la vigilancia.

El 31% de la población mundial no alcanza las recomendaciones mínimas de actividad física. En 2009 la prevalencia de inactividad era del 17%. Lee y sus colaboradores presentaron la evidencia de que del 6 al 10% de las muertes por enfermedades no transmisibles en el mundo se podían atribuir a la inactividad física. Este porcentaje puede ser incluso mayor si se asocia a enfermedades específicas (por ejemplo, un 30% para enfermedades isquémicas del corazón). Entre 5,3 y 5,7 millones de las muertes que se producen por enfermedades no transmisibles teóricamente se podrían prevenir si las personas que son inactivas se convirtiesen en personas suficientemente activas.

Además de los problemas en la salud asociados con la obesidad mórbida como consecuencia de la inactividad física, los costes directos e indirectos relacionados, ejercen una carga sustancial en las sociedades y los sistemas de salud. Por ejemplo, el coste directo anual en cuidados para la salud en Australia, Reino Unido y Suiza va desde los 28,4 $ a los 334,4 $ por persona. En Canadá y EEUU, incluyendo los costes indirectos, la cantidad asciende de los 154,7 $ a los 418,9 $ por persona.

En el estudio se determina que es necesaria una llamada a la acción de diferentes organismos nacionales e internacionales para hacer frente a este problema con el fin de mejorar la salud pública mundial a través de la actividad física. Estas medidas comprenden acciones por parte de la OMS, el Banco Mundial, agencias de desarrollo internacional, fundaciones, y otras agencias internacionales; a los diferentes países; ministerios de salud; ministerios de educación y otras autoridades relacionadas con la educación; ministerios de deportes y otras autoridades relacionadas con el sector de la recreación; ministerios de planificación y desarrollo, ministerios de transportes; a los empleadores y empresas del sector privado; los medios de comunicación; las universidades; y por último a las personas individuales y organizaciones civiles. Sólo con una acción global podremos hacer frente a esta pandemia que directa o indirectamente nos afecta a todos y a la cual se le puede poner solución.

Si quieres compartir...