• Actualidad Internacional
  • 27 de Sep, 2015

La revolución francesa... de los horarios comerciales

 El debate sobre la liberalización de los horarios comerciales ha llegado a Francia. Tras meses de desacuerdos entre el Gobierno central y el Ayuntamiento de París, finalmente los comercios de la capital gala podrán abrir sus puertas los domingos y hasta medianoche todos los días de la semana.

Esta medida se limita a una docena de áreas turísticas fijadas por el Ejecutivo del primer ministro, Manuel Valls, y tiene como objetivo mejorar el atractivo de la ciudad parisina para los turistas.

La mayoría de estas zonas turísticas reguladas se sitúan en el centro de la capital, con los barrios de Le Marais (que incluye la isla de Saint Louis), Les Halles, Saint Honoré-Vendôme, Haussmann, los Campos Elíseos-Montaigne, Saint Germain y Rennes-Saint Sulpice.

No obstante, también están incluidos en esta nueva regulación otros barrios más periféricos, pero igualmente turísticos como Montmartre, la Porte Maillot-Ternes, Beaugrenelle, Olympiades-Italie 2 y Saint Emilion-Biblioteca Nacional.

El ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, impulsor de la ley de liberalización en la que se basa esta iniciativa en París, argumenta la necesidad de esta nueva regulación porque “las compras de los turistas representan el 50% de las ventas de los grandes almacenes de París”.

Para Macron, “aumentar la apertura es dar margen de maniobra a esos comercios y a las marcas de lujo”. Con esta medida, la finalidad del Gobierno “es hacer de París una capital de la moda”, ha añadido el ministro galo.

Sin embargo, la alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, se ha mostrado reacia a la ampliación de los horarios comerciales por las consecuencias para las tiendas pequeñas, que no pueden competir y por las implicaciones para los trabajadores.

La regidora parisina había reclamado que fuera el Ayuntamiento de la ciudad el que tuviera la competencia para decidir sobre los horarios comerciales.

El departamento de Economía del Gobierno galo estima que las denominadas Zonas Turísticas de Interés podrían generar 8.000 empleos. En el lado opuesto, el pequeño comercio teme cierres y recortes en sus establecimientos.

Fuera de París, el Gobierno dará a conocer en los próximos días los mapas de las zonas de interés turístico donde los comercios podrán tener horarios extendidos por la noche y los domingos para Cannes, Deauville y Niza. En octubre, hará otro decreto específico para las seis grandes estaciones de París.

Si quieres compartir...