• Actualidad Nacional
  • 23 de Jul, 2015

El pequeño comercio exige cobrar de los bancos por transferirles el dinero de las ventas

COPYME (Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español) se posiciona en contra del ajuste de las comisiones que el pequeño comercio tiene que abona a los bancos por el uso de las tarjetas de crédito y de débito y exige que sean los bancos quienes paguen a los comercios.

Siempre las pequeñas tiendas han sido el último mono en la cadena de valoración de los organismos que deciden los cambios legislativos y su aplicación. A pesar de ser los que más están aportando en la creación de empleo, el pequeño comercio se siente minusvalorado en su esfuerzo por desarrollar la economía del país.

El gran lobby de las grandes superficies presiona con tal eficacia al Banco de España y al poder legislativo que logra prácticamente siempre sus metas. Estos grandes pagan de comisiones un 0,20-0,25%, los medianos el 0,40% y el pequeño oscila entre el 1% y superior a ese porcentaje, lo cual supone pagar cuatro veces más que los grandes.

COPYME considera que esto afecta a la línea de flotación de la libre competencia, es un agravio más que se une a los anteriores y que deja en muy mal lugar a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV) y al Banco de España, que miran para otro lado o son cómplices de esta increíble situación.

Los tiempos de las comunicaciones han cambiado a todos los efectos, por ello es muy distinto pagar por el datáfono y tener que hacerlo también por la comunicación. Para COPYME, organización que defendemos al pequeño y mediano comercio, no sólo nos parece razonable que las tasas que se pagan se reduzcan a cero, sino que el comercio tiene que ser quien realmente cobre de los bancos, realiza para ellos el trabajo de transferirles el dinero de las ventas, y eso no debería salirles gratis.

Si quieres compartir...