• Actualidad Internacional
  • 29 de Jun, 2015

Nike acelera el plan para localizar producción en Estados Unidos

 Nike vuelve a hacerlo. La compañía cerró el ejercicio con un incremento del 10% en las ventas. Hubiera sido cuatro puntos más de no ser por el alza del dólar. Pero es precisamente la fortaleza de la divisa, junto al abaratamiento de la energía y la autorización que acaba de recibir la Casa Blanca para poder negociar nuevos acuerdos comerciales, lo que está acelerando sus planes para elevar la producción en Estados Unidos.

Mark Parker, su consejero delegado, explica que esta combinación de eventos está creando “una oportunidad para construir” más capacidad manufacturera más cerca de sus clientes estadounidenses. Citó, en concreto, el área de los artículos “personalizados”, un mercado en el que la marca deportiva está innovando con rapidez para poder mantener el liderazgo. Es un proyecto sobre el que el equipo de Parker trabaja desde hace cuatro años y que ahora toma forma.

El ejecutivo señaló durante la presentación de los resultados que esto provocará un cambio en el perfil geográfico de su cadena de suministro, que será más flexible para poder adaptarse a la demanda local. También sugirió que los ahorros que en el futuro se consigan vía aranceles con los nuevos acuerdos comerciales se utilizarán para reforzar esta capacidad manufacturera en EE UU. Pero como señaló Don Blair, el director financiero, es pronto aún para cuantificarlos.

Nike registró 30.900 millones de dólares en ventas durante el ejercicio 2015, que cerró a final de mayo. De ese total, corresponde 7.800 millones al cuatro trimestre fiscal. El beneficio neto se elevó a 3.300 millones, lo que representa un incremento del 22% en un año. El margen de beneficio en su caso es del 46,2%, gracias a que está vendiendo a precios más altos. Los resultados fueron recibidos con un alza del 4% en Wall Street, hasta los 110 dólares la acción.

Los títulos de Nike se pagan a niveles récord. Uno de los detalles que más sorprendió fue la solidez del incremento de las ventas en Europa, pese a la incertidumbre económica, la fortaleza del dólar y la rivalidad de Adidas. El alza fue del 17% en el trimestre y del 21% en el año. “El próximo ejercicio no será diferente”, auguraba Parker ante los inversores, que espera un crecimiento de la cifra de negocio para el mercado europeo, el chino y el estadounidense.

www.elpais.es

Si quieres compartir...