• Actualidad Internacional
  • 15 de Jun, 2015

Estados Unidos investiga un contrato de Nike con Brasil

Nike vuelve a emerger en la trama de corrupción destapada por Estados Unidos en el seno de la FIFA. Las autoridades a cargo de la investigación estarían examinando los pagos realizados por la marca deportiva en el marco del acuerdo de patrocinio que firmaron con Brasil en 1996 y que está valorado en 160 millones de dólares. En este momento no hay ninguna acusación formal contra la compañía, ya que se debe determinar si hubo una conducta irregular.

La última revelación la acaba de hacer The Wall Street Journal, aunque ya se citó a Nike en las preguntas que se hicieron a la fiscal general de EE UU, Loretta Lynch, en la rueda de prensa en la que se anunciaron los cargos penales contra 14 directivos y empresarios implicados en el escándalo. Entonces se limitó a decir los sobornos abarcaban "acuerdos de patrocinio" de la selección brasileña "por parte de una gran empresa de indumentaria deportiva estadounidense". La Policía Federal y la Fiscalía brasileña también tiene abierta una investigación por los contratos de Nike en ese país, un caso que salpica al expresidente del Barcelona y entiguo ejecutivo de la multinacional de ropa deportiva Sandro Rosell, como informó días atrás EL PAÍS.

En esos mismos términos se recoge en las 164 páginas del documento con la acusación oficial contra directivos del órgano que gobierna el fútbol. El diario financiero neoyorquino, citando fuentes familiarizadas con la investigación, confirma que la supuesta compañía es Nike. La sociedad estadounidense ya emitió un comunicado horas después del anuncio de los cargos para decir que estaba cooperando con la investigación y negar cualquier implicación.

"Como cualquier seguidor del fútbol nos preocupamos de forma apasionada por este juego y nos preocupan estas muy serias alegaciones", decía la nota que se hizo pública, en la que además aseguraba que Nike es una firme creyente en el juego limpio tanto en el deporte como en los negocios. "Nos oponemos a cualquier forma de manipulación o soborno". La revelación del Journal, por tanto, vendría a confirmar que Nike sigue siendo parte de interés en la investigación.

Lynch ya dijo que el anuncio del pasado 27 de mayo era solo el inicio y que su equipo, junto al FBI, estaba ampliando la investigación. Otra cosa muy distinta es que la fiscalía estadounidense pueda probar que la compañía y sus empleados formaron parte de una actividad criminal o irregular. Lo que se trata de determinar en paralelo es si las compañías de márketing deportivo, que operaban como intermediarios, usaron el dinero de estos contratos para pagar sobornos.

Las auditorias realizadas a la federación brasileña de fútbol ya revelaron que los pagos de Nike durante los 10 años que duró el contrato de patrocionio se realizaron en varias ocasiones hacia distintas cuentas, a través de una triangulación de entidades bancarias. Por eso se pidieron explicaciones. Los investigadores en EE UU idetifican a la compañía Traffic Group, que tenía un acuerdo por separado con Nike, como una de las implicadas en la trama.

Si quieres compartir...