• Actualidad Internacional
  • 18 de Dic, 2014

El grupo Quiksilver sigue a la baja

Durante su cuarto trimestre, con cierre al 31 de octubre, Quiksilver redujo sus pérdidas. Así, su pérdida neta se fijó en 39 millones de euros (49 millones de dólares), frente a 140 millones durante el mismo periodo el año anterior. Sin embargo, el grupo estadounidense especializado en los deportes de deslizamiento, que optó por enfocarse en sus marcas Quiksilver, Roxy y DC, y que en noviembre pasado vendió su participación en el portal Surfdome, aún no ha superado todas las dificultades.

En efecto, en el conjunto de su año fiscal 2014 Quiksilver registró una caída del 11% en su volumen de facturación, que llegó a 1.260 millones de euros (1.570 millones de dólares). La disminución es particularmente apremiante en la zona Américas, donde las ventas cayeron un 16% hasta los 581 millones de euros. En la zona Europa, Medio Oriente y África, éstas se redujeron un 8% hasta 469 millones de euros. Sólo la región de Asia-Pacífico registró un ligero crecimiento del 1% hasta 210 millones de euros.

Asimismo, durante el año fiscal el grupo ha registrado una pérdida neta de 262 millones de euros, frente a 192 millones en el mismo período del año pasado.

En cuanto a las marcas, Quiksilver generó ventas a la baja del 10%, hasta 504 millones de euros (628 millones de dólares). Las ventas de Roxy cayeron 4% hasta 385 millones, y las de DC cayeron 19% hasta 342 millones.

Y si bien las ventas de la red mayorista, que representa dos tercios de la actividad del grupo, cayeron un 16% hasta 835 millones (1.040 millones de dólares), la buena noticia proviene del comercio minorista y el e-commerce. En efecto, las ventas minoristas tuvieron un leve aumento del 1% hasta 357 millones de euros, y las ventas virtuales un +12% hasta 62 millones de euros.

Durante su año fiscal 2015, el grupo Quiksilver proyecta un volumen de facturación de entre 1.180 y 1.240 millones de euros.

Si quieres compartir...