• Actualidad Nacional
  • 17 de Nov, 2014

El IESE pide reducir el IVA de instalaciones deportivas para fomentar la salud

 Un 44 % de los españoles no practica actividades físicas, según un estudio elaborado por el IESE, que ha pedido una rebaja del IVA para los precios de acceso a instalaciones deportivas privadas con el fin de fomentar la práctica de deporte y rebajar así los gastos sanitarios de la obesidad.

El estudio constata, entre otras cosas, que sólo el 17 % de quienes practican deporte en España están asociados a clubes deportivos o gimnasios, mientras que esta tasa se dispara hasta el 50% en Dinamarca y el 55% en Suecia.

El informe, titulado "Actividad física y deporte: un nuevo enfoque del bienestar", ha sido elaborado por el International Research Center on Organizations (IRCO) del IESE, en colaboración con Ingesport a través del observatorio Go Fit y recomienda que los médicos receten, con coste a la sanidad pública, la práctica de ejercicio físico en gimnasios.
El estudio, dirigido por el profesor del IESE José Ramón Pin, sostiene que España dispone aún de "buen margen de mejora para debatir e implantar una verdadera política de Estado dirigida a elevar los niveles de actividad física de sus habitantes", y recoge una serie de buenas prácticas para fomentar la colaboración público-privada y atajar el problema.
El estudio recuerda que el coste sanitario directo de la obesidad supone en Europa entre el 2 y el 4 % del gasto sanitario total y señala que "un euro invertido en promoción deportiva produce un ahorro aproximado de 50 euros en gastos sanitarios acumulados durante 15 años".

El estudio subraya que el deporte crea empresas (el 3,7 % del PIB europeo procede del ámbito deportivo) y genera puestos de trabajo de calidad incluso en plena crisis, como ha sucedido en España, con 160.000 empleos en el sector.
Por ello, el informe recomienda que las autoridades impulsen la práctica deportiva entre sus ciudadanos como vía para lograr "una sociedad más saludable y una economía más robusta".

El trabajo también recomienda realizar un estudio para conocer con exactitud los costes que una vida sedentaria tiene sobre las arcas estatales, como ya hizo en su día Reino Unido e impulsar una nueva estrategia nacional única para promocionar la actividad física.

También pide que ayuntamientos y diputaciones ganen más peso para poder potenciar políticas de salud más ambiciosas y "profundizar en la colaboración público-privada para eliminar recelos y dar un apoyo soporte legal claro y transparente a este tipo de colaboraciones, especialmente las relativas a la construcción y gestión de equipamientos deportivos".
Acordar una estrategia para desarrollar el turismo deportivo, un sector que ha crecido un 67 % en los últimos años, y reducir el IVA en el acceso y uso de instalaciones y servicios deportivos privados, que en Polonia, por ejemplo, es del 8 %, son otras dos de las reivindicaciones del IESE.

También pide "desgravaciones fiscales para empresas que construyan o reformen equipamientos deportivos, como sucede en Hungría" y lanzar algún tipo de lotería cuyos fondos se dediquen a la promoción de la actividad física saludable, como ya ocurre en la mayoría de países europeos.

Otra de las propuestas que aparece en el estudio es establecer un modelo de "cheques de financiación de la actividad física saludable, como en Suecia y Reino Unido", donde los médicos del sistema nacional de salud pueden prescribir la realización de actividad física con financiación pública.

También sugiere "estudiar acuerdos con el deporte de élite como fórmula para financiar el deporte de base".


 

Si quieres compartir...