• 01 de Oct, 2014

Zalando da el 'pelotazo' en su salida a Bolsa

La salida a bolsa de Zalando ha resultado el pelotazo que se esperaba. El 11,3% de su accionariado, que la compañía de venta por internet ponía a disposición de los inversores a un precio de 21,5 euros, ha sido comprado en apenas unos minutos y en la Bolsa de Fránkfurt se intercambian ya esas mismas acciones por hasta 34 euros cada una.

Una vez celebrada la operación, la más espectacular salida a Bolsa en Alemania en 2014, queda ahora la pregunta sobre la sostenibilidad de este modelo de negocio, la mayor tienda on line de Europa.

Como casi todo en internet, Zalando nació de una idea copiada. Dos jóvenes emprendedores, Robert Gentz y David Schneider, se inspiraron en la empresa americana Zappos y abrieron una tienda de zapatos por internet apoyados únicamente en una campaña publicitaria de televisión en la que mujeres de toda edad y condición daban gritos de alegría al recibir el paquete con sus zapatos nuevos.

En un principio, los zapatos eran empaquetados en el sótano de la vivienda de los fundadores y el primer balance arrojó unos beneficios 326.618,02 euros. Esto sucedía en 2008 y, cuando concluyó el ejercicio 2013, Zalando había aumentado su cifra de negocio hasta los 1.760 millones de euros. Para este año, la empresa se ha marcado el objetivo de alcanzar unas ventas de 2.000 millones de euros.

Actualmente y con sede en Berlín, Zalando vende ropa y calzado en Alemania, Austria, Suiza, Holanda, Francia, Italia, Reino Unido, Suecia, Bélgica, España, Dinamarca, Finlandia, Noruega y Polonia. Sus grandes accionistas, que son la empresa sueca de participaciones Kinnevik, con un 35,6% de participación, y los inversores en internet Oliver, Marc y Alexander Samwer, con el 16,7%, mantienen su participación y no han vendido acciones en la salida a bolsa. No obstante, su participación queda reducida tras la emisión de nuevas acciones hasta el 31,57% en el caso de Kinnevik y del 14,81% en el caso de los hermanos Samwer.

Los máximos responsables de la empresa prometen un crecimiento sin obstáculos. "Hoy tenemos uno de los almacenes más grandes y sofisticados de Europa y fácilmente podríamos duplicar nuestro volumen de ventas", amenaza David Schneider, convertido en un magnate del modelo de negocio que perfilará ya sin remedio la economía del siglo XXI.

Si quieres compartir...