• Actualidad Internacional
  • 10 de Sep, 2014

Juego, set y partido para las marcas asiáticas en el US OPEN

La final del Abierto de Estados Unidos, en la que el croata Marin Cilic se impuso al japonés Kei Nishikori, libró otra batalla inédita en un Gran Slam entre las marcas de ropa deportiva china Li-Ning, recién llegada al tenis de alto nivel, y el gigante nipón Uniqlo.

En la pista Arthur Ashe el lunes por la noche, no sólo estuvieron ausentes las estrellas del “Big 4″ -Nadal, Djokovic, Federer y Murray- sino las grandes marcas como Nike y Adidas.

Uniqlo, que está tratando de conquistar mercados extranjeros, cree que fue una “muy buena operación para su renombre mundial”. Desde el 3 de septiembre, el gigante japonés del prêt-à-porter sabía que estaría en la final del Abierto de Estados Unidos, ya que en la ronda anterior se enfrentaban dos jugadores a los que viste: el serbio Novak Djokovic y Kei Nishikori.

“El impacto es muy grande para la marca, los clientes son muy receptivos y la ropa deportiva se vende muy bien”, dijo el martes una responsable de comunicación de Uniqlo. Y ello, pese a que Nishikori perdió con Cilic.

Para Li-Ning, que últimamente acumula los reveses comerciales, la victoria sorpresa del croata es música celestial. Lastrado por la competencia de marcas locales baratas y por las multinacionales occidentales, la acción de la empresa en la bolsa de Hong Kong ha perdido el 23% de su valor este año. En el extranjero ha tenido que cerrar todas las tiendas, aunque conserva más de 5.600 en China.

Tras los déficits de 2012 y 2013, el grupo fundado por el exgimnasta Li Ning –triple campeón olímpico en Los Ángeles en 1984– ya tiene 586 millones de yuanes (74 millones de euros) de pérdidas en el primer semestre de 2014.Lejos queda la época en que la empresa china amenazaba la supremacía de Nike o Adidas.

Sin embargo, no hace mucho Li Ning, que fue el último en llevar la antorcha olímpica en los Juegos de Pekín de 2008, se imaginaba un futuro irresistible en la ropa deportiva. En 2006 se alió con el especialista francés del senderismo, Aigle y dos años después logró una licencia exclusiva de las marcas del italiano Lotto en China.

En la actualidad, Li-Ning está más centrado en el baloncesto, donde ha tenido un contrato con Shaquille O’Neal antes de retirarse de las canchas y ahora con Dwyane Wade, otra estrella de la NBA. En tenis, Li-Ning tiene contrato con Peng Shuai, semifinalista del Abierto de Estados Unidos.

Uniqlo, por su parte, está “satisfecho” con sus socios deportivos actuales. Esto no quiere decir que no “vayamos a ampliar esta estrategia en el futuro”, dice el grupo. Aunque no es una marca deportiva, el fabricante nipón ha logrado en pocos años hacerse un hueco en las pistas. Nishikori es una de las conquistas de Uniqlo desde 2011 y las camisetas del modelo que lleva se han vendido como pan caliente en los últimos días.

En su página internet, Uniqlo dedica una sección especial a Nishikori, con una frase fetiche: “Si no te aventuras al mundo, nunca te convertirás en primer mundo”. Uniqlo quiere superar a H&M, Zara o Gap, sus principales rivales. La matriz, Fast Retailing, espera cuadruplicar su volumen de negocio para 2020.

Con más de 850 tiendas en Japón, la marca está bien implantada pero quiere mejorar su imagen ya que mucha gente piensa que es de baja gama.

En el extranjero, Uniqlo goza de buena reputación gracias a unos productos considerados de calidad, pero la firma quiere ampliar su clientela, en particular gracias a Nishikori o Djokovic.

Si quieres compartir...