• Actualidad Nacional
  • 25 de May, 2014

Sports Unlimited patina en su primera edición centrada solo en el fitness

Los presagios no eran muy buenos. Quizás por esto los resultados tampoco han sorprendido a nadie. La primera edición de la nueva etapa de Sports Unlimited no ha estado a la altura. Ni en visitantes ni, sobre todo, en expositores. Demasiadas ausencias y demasiadas dudas para un encuentro que hace años que languidece.

Dentro de lo que cabe, la parte vinculada al fitness del desparecido Sports Unlimited Valencia iba bien. O, como mínimo, mucho mejor que el retail. Cuando se decidido “matar” el salón valenciano también se decidió mantener, en una nueva ubicación (el CAR de Sant Cugat) un modelo similar centrado sólo en el fitness. Pero la cosa no ha funcionado. El esfuerzo de los organizadores ha sido enorme. Y sus ganas. Pero ni así. Ni siquiera el modelo de agendas cerradas ha vuelto a convencer. Demasiado parecido, todo, a Valencia. Y eso no es buena señal.

22 expositores y unos 250 visitantes. Cifras no muy buenas, precisamente. Pocos expositores, visitantes que no acaban de encajar, pasillos vacios, una decoración, cuanto menos, extraña, y la sensación de que algo ha fallado. Esa sensación que flota en el aire y que inunda el recinto de dudas y pesimismo.

En la parte positiva, que siempre la hay, las conferencias/debates. Siempre son interesantes. Y más si quien las organiza sabe muy bien lo que hace. El envoltorio no era seguramente el más adecuado, pero lo que se dijo en estas charlas sí ha sido muy interesante, como señalan algunos de sus asistentes.

¿Y ahora, qué? Reflexión. Una profunda reflexión. Y no precisamente sobre el modelo. Más bien sobre si el segmento, el mundo del fitness, está preparado o dispuesto a seguir apoyando este punto de encuentro. Un punto de encuentro que es uno más de los muchos que ya tiene el fitness. Demasiados como para no despistar. Es un segmento que goza de buena salud, pero abusar es excesivo. Y quizás se está haciendo. Y al final, las marcas, mareadas, no saben muy bien lo que quieren. Ni siquiera lo que necesitan. Eso sí, algo necesitan. El problema es encontrar el qué. Quizás unificar encuentros sería un primer paso…

Si quieres compartir...