• Actualidad Nacional
  • 12 de Feb, 2014

El Parlament blinda el modelo comercial catalán

El Parlament ha aprobado con el voto a favor de CiU, ERC, PSC e ICV-EUiA, la abstención de C's y el voto en contra de PP y CUP una proposición de ley de horarios comerciales para blindar el modelo catalán frente a la normativa del Gobierno.

La norma fue impulsada en marzo de 2013 por CiU y ERC después de que el Gobierno central recurriese ante el Tribunal Constitucional (TC) el decreto de la Generalitat que regulaba los horarios, un decreto que el TC mantiene en suspensión y sobre el que todavía no se ha pronunciado.

Así, la ley recupera muchos de los aspectos del decreto anterior, aunque añade --siguiendo un dictamen del Consell de Garanties Estatutàries-- la posibilidad de que los comercios puedan abrir un máximo de diez festivos, y no los ocho previstos inicialmente.

El órgano consultivo de la Generalitat dictaminó en diciembre, tras un recurso del PP catalán, que el articulo 1.2.c de la proposición de ley era inconstitucional al situar en ocho al año los festivos que pueden abrir los comercios catalanes, por los diez que fija la normativa del Gobierno central.

Aunque los dictámenes del Consell de Garanties no son vinculantes, como consecuencia de este fallo los grupos han modificado este artículo con una enmienda que a los ochos días iniciales suma dos que podrá determinar libremente cada municipio.

El portavoz adjunto del PP en el Parlament, Santi Rodríguez, ha acusado a CiU y ERC de querer "hacer una 'pirula" con este cambio, ya que la norma prevé que los municipios escojan sus festivos antes de que acabe el mes de febrero cuando, presumiblemente, no entrará en vigor hasta marzo.

El diputado de CiU Xavier Crespo ha recordado que esta nueva ley deroga el decreto recurrido al TC, por lo que ha pedido al PP que retire el recurso y opte por la vía del "diálogo y el consenso" con la Generalitat sobre el modelo de comercio.

El portavoz adjunto de ICV-EUiA, Joan Mena, ha asegurado que a su partido le gustaría mantener los ocho festivos, y ha cargado contra el modelo comercial que impulsa el PP: "Este modelo de Esperanza Aguirre que quiere imponer el PP a todo el Estado solo generará más precariedad laboral, más cierre de pequeño comercio y más cuota de mercado para la gran superficie".

PEQUEÑO COMERCIO

Los grupos que han apoyado la norma han reivindicado la necesidad de mantener el comercio de proximidad para facilitar la conciliación laboral y familiar e impedir que los municipios catalanes se conviertan en una "tienda 24 horas".

"La ciudad abierta 24 horas va en contra de la conciliación de la vida familiar y laboral", ha sostenido el diputado del PSC Juli Fernández, que ha explicado que su partido ha dado un apoyo crítico a la norma porque no se han aceptado todas sus enmiendas.

La diputada de ERC Agnès Rossinyol ha defendido el pequeño comercio por su contribución a la cohesión social, y ha acusado al PP de ser "el responsable directo de los ataques más graves" contra este tipo de establecimientos.

Pese a la abstención de su grupo, la diputada de C's Inés Arrimadas ha defendido que el comercio minorista debe ser un "sector irrenunciable" de la economía catalana, aunque ha emplazado al resto de grupos a no renunciar a otros modelos.

Santi Rodríguez (PP) ha lamentado que se coarte la libertad de los comerciantes, y ha defendido que permitiéndoles abrir los domingos se facilitaría que las tiendas se beneficiaran, por ejemplo, de aquellos cruceros que solo están un domingo en Barcelona.

Si quieres compartir...