• Actualidad Internacional
  • 23 de Mar, 2013

Decathlon apuesta fuerte por China

La francesa Decathlon acaba de firmar una alianza estratégica con China Vanke, la mayor promotora inmobiliaria del país asiático, en un intento de penetrar en el mercado chino más allá de las ciudades chinas de primer nivel. Según el acuerdo, para colocar sus tiendas, Decathlon alquilará o comprará propiedades de los proyectos comerciales de Vanke en las ciudades chinas de segundo y tercer nivel, como Foshan y Dongguan.

Wang Hongtao, agente de prensa y experto del sector de la China Chain Store and Franchise Association, dijo que se trata de una situación win-win ya que, como recoge el medio citado, “Decathlon podrá reducir costes en su búsqueda de buenas ubicaciones para sus tiendas, y Vanke tendrá una marca famosa alquilando su propiedad”.

La francesa dijo que planea triplicar sus tiendas en China y convertir al país en su tercer mercado a nivel mundial para 2018. En este sentido, se ha fijado el objetivo de abrir 150 tiendas en unas 100 ciudades chinas, principalmente de segundo y tercer nivel, para 2015, según Bertrand Tison, vicepresidente de Decathlon China. Con un tercio de las ventas provenientes de las ciudades de primer nivel, Tison señaló que las ciudades de nivel inferior “serán el motor para nuestro crecimiento” en el país asiático, y añadió que Decathlon seguirá los pasos de Vanke para entrar en ciudades de China occidental.

Decathlon en China
Decathlon abrió su primera tienda en China en 2003 y actualmente la firma cuenta con 57 tiendas en el gigante asiático, su cuarto mercado a nivel mundial tras Francia, España e Italia.

Guo Hongchi, director ejecutivo del portal de e-commerce de artículos deportivos xijie.com, destacó que “muchos artículos de Decathlon se venden por una cifra que oscila entre un tercio y una cuarta parte del precio de sus rivales internacionales, pero casi con la misma calidad. Esto hace que sea muy competitivo en ciudades más pequeñas”.

Las tiendas de la francesa en China suelen ocupar desde los 4.000 metros cuadrados hasta más de 6.000, como en Beijing y Wuhan. Además, incluyen pistas de baloncesto, tenis o piscinas exteriores, y zonas interiores de bádminton, pesca o golf, donde los clientes pueden jugar de forma gratuita. “Esperamos que los clientes gocen de los deportes mientras compran, para que luego vuelvan a visitar nuestras tiendas, ya sea por nuestros productos o por la diversión”, comenta Qin Shuang, manager de la tienda en Wuhan.

Guo Zengli, presidente de la China Shopping Center Development Association, opina que “todavía queda mucho margen en las ciudades chinas de nivel inferior, donde las marcas deportivas internacionales aún no han llegado”, recoge el medio chino.
 

Si quieres compartir...