• Actualidad Nacional
  • 22 de Mar, 2013

El consumidor digital: poca representatividad, poco comprador y poco impulsivo

Experian España ha presentado esta mañana en la sede de La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) un estudio titulado ‘Hábitos de compra offline y online del consumidor español en el sector retail‘, en el que han estudiado la conducta de los españoles en sus compras al por menor, tanto a través de internet como mediante los canales tradicionales.

Este evento, que ha sido desarrollado por la consultora y analista de datos Experian España, en colaboración con la firma líder en recopilación de datos digitales Research Now, ha sido presidido por Alfonso del Gallo, director general de Experian Marketing Services y ha contado, también, con la presencia de Felipe Fernández Atela, presidente de Experian España, que ha destacado que el objetivo de la empresa y del estudio “es ayudar a nuestros clientes a acercarse a sus grandes clientes mejorando sus métodos de comunicación”.

En este aspecto, conocer a los consumidores, saber qué buscan y qué demandan, es esencial para adaptarse a ellos y poder comunicarles de manera efectiva el mensaje de la empresa. “Actualmente hay varios tipos de consumidores. Los que tenemos entre 35 y 55 años no conocíamos internet y nos estamos adaptando. Los mayores de 55 no conocían internet y probablemente nunca lo hagan, pero lo jóvenes han nacido sabiendo”, resume del Gallo.

El estudio define cuatro grupos de consumidores. En primer lugar existe el consumidor tradicional, que supone un 22,9% de los consumidores totales. Son aquellos que compran offline, en las tiendas físicas y a través de canales tradicionales en exclusiva. Del gallo matiza que una ventaja importante que encuentran estos clientes para no pasarse al online es que “pueden tocar los productos, probárselos y manejarlos cuando en internet sólo pueden mirar, rebuscar, recibir ofertas y comparar, pero no tocar”.

El segundo tipo de consumidor es el onliner ocasional. El 52,8% de los compradores pertenecen a este grupo que compra online de vez en cuando, pero sólo para adquirir algunos productos o servicios concretos, mientras que el tercero, el consumidor mixto (19,2%) compra ocasionalmente pero todo tipo de productos.  Por último, el estudio recoge el consumidor digital. “Supone aún sólo el 5,1%. Es poco comprador, pero cuando compra lo hace online, y no por impulsos. No son impulsivos”.

“Ni todas las personas compran online ni compran todos los productos”. “En algunos sectores, como el de alimentación o el textil todavía la compra online cuesta”. De los datos recogidos por el estudio se desprende que el sector de decoración y mobiliario del hogar es el que menos porcentaje de ventas online tiene. En él sólo el 4.2% de las ventas se hacen mediante este canal. Además resalta que el sector automovilístico es el que más triunfa en el las compras offline, registrando un 67.8% de las ventas. Por su parte, los viajes, hoteles, ocio, servicios bancarios, alquiler de vehículos etc. son lo que más presencia online tienen.

Independientemente del sector, para las compras en general, el 80% de los encuestados asegura que su teléfono móvil es indispensable en el momento de ir de compras. “Vivimos pegados a los móviles. La gente lleva internet encima, y es que los datos muestran que el 56% de las personas se conectan a nternet a través de sus móviles”, añade del Gallo.

Y se conectan a través de ellos incluso en las tiendas físicas. Los hábitos de compra han cambiado y ahora el consumidor cada vez dispone de más información sobre los servicios y productos. Los consumidores “luego pueden comprar en la tienda o no, pero en la red todo es buscar, compartir comentarios, ver comparaciones, recomendaciones de otros usuarios…” sobre los productos que desean adquirir. En este aspecto, el estudio ha encontrado que el 84% de los encuestados utiliza las redes para buscar información sobre sus futuras compras, y en torno al 65% de ellos reconoce que son una influencia a la hora de comprar.

El estudio también resalta las dos caras de las compras online: las ventajas y las barreras. Los encuestados citaron como principales ventajas de comprar online la rapidez (62,2%), los precios (57,9%), la conveniencia (52,5%) y la mayor información disponible (40,8%). Está claro, “no hay colas ni multitudes, lo podemos hacer cuando nos dé la gana y podemos comprar y comparar en varios sitios a la vez”, matizaba del Gallo, que también aludía a los retos y barreras que frenan a los compradores.

“Las barreras son de dos tipos, logísticas y de datos”. Dentro de las logísticas, los encuestados señalaron como principales impedimentos el coste de los envíos y las complicaciones en las devoluciones, mientras que también manifestaron estar preocupados por sus datos en el momento de pagar y de dar información personal. “Nos cuesta poner el número de nuestra tarjeta y dar nuestro nombre y nuestros e-mail porque tenemos miedo de que luego nos envíen información que no queremos”.

Si quieres compartir...