• Actualidad Nacional
  • 20 de Feb, 2013

Los madrileños, cada vez más obesos

El gobierno de la Comunidad de Madrid ha elaborado el informe 2012 sobre el estado de salud de la población. Sus resultados destacan que en los últimos 15 años el sobrepeso y obesidad en las niñas de cinco a 14 años ha aumentado el 80,7%. Además, el 82,9% de los madrileños, entre 45 y 64 años, son inactivos. 

Este informe incluye los principales datos sobre mortalidad, morbilidad y factores de riesgo de la población, junto con otros indicadores relevantes, para analizar la salud de los ciudadanos de la región. Con él se pretende responder a las necesidades de información que los motivan, cumpliendo su objetivo final de utilidad y servicio. Suponen el reflejo de la labor de cientos de profesionales de la Comunidad de Madrid que trabajan diariamente para prevenir la enfermedad, promocionar la salud y ayudar a restablecerla lo antes posible cuando se ha perdido.

En relación a los datos obtenidos sobre la actividad física que realizan los jóvenes, con edades comprendidas entre los cinco y los 14 años, se observa que la proporción de menores que no practican ejercicio vigoroso o intenso al menos tres veces a la semana es del 26,1%, destacando que un 9,4% no realizan nunca este tipo de actividad. Además, existen grandes diferencias entre hombres y mujeres, ya que el 12,1% de los chicos no realizan al menos tres veces a la semana este tipo de actividades físicas frente al 40% de las chicas.

Por otro lado, tomando como referencia el Índice de Masa Corporal (IMC), en el año 2010 el 12,7% y 1,9% de los jóvenes tenía sobrepeso y obesidad respectivamente, siendo el sobrepeso aproximadamente el doble de frecuente en los hombres que en las mujeres. La evolución de la prevalencia de sobrepeso y obesidad presenta un incremento del 19,9% en los hombres y un 80,7% en las mujeres, al comparar la frecuencia observada en 2009-2010 respecto a 1996-1997.

Aunque sí se han experimentado ligeras mejorías en los últimos 15 años, la alimentación entre los jóvenes sigue adoleciendo de un exceso del consumo de productos cárnicos y de bollería, un defecto en la ingesta de verduras y fruta, así como un consumo inferior a lo recomendado de leche y derivados lácteos. Fruto del sedentarismo y/o la mala alimentación, el sobrepeso y la obesidad han aumentado gravemente entre los jóvenes en los últimos 15 años.

En el caso de los adultos, los hombres son, en términos relativos, un 28,6% más sedentarios que las mujeres y la inactividad física laboral es mucho más frecuente a medida que disminuye la edad, siendo especialmente elevada en el grupo de 18 a 29 años, donde el 59,7% es inactivo.

En relación con la actividad física en tiempo libre, desde el punto de vista de prevención del riesgo cardiovascular, se han definido como personas activas aquellas que realizan al menos tres veces a la semana alguna actividad moderada, intensa o muy intensa durante 30 minutos o más. De acuerdo a esta definición, el 77,2% de los entrevistados son considerados como no activos. Según este indicador, las mujeres son menos activas que los hombres. Por otro lado, la proporción de no activos en tiempo libre se incrementa con la edad, alcanzando su máximo en el grupo de 45 a 64 años donde un 82,9% son inactivos.

Si se comparan los promedios de 2009/2010 frente a los de 1995/1996, el sedentarismo en la realización de la actividad habitual/laboral se ha incrementado un 19,9% en hombres y un 28,2% en mujeres. Sin embargo, la actividad física en tiempo libre se mantiene bastante estable.

Dada su alta prevalencia, el sedentarismo en la vida laboral (en torno al 50% de la población) y la inactividad física (casi el 80%) continúan siendo un problema de salud pública. En consonancia con esto, el exceso de peso, especialmente en hombres, constituye un problema en aumento. El 41,9% de la población de 18 a 64 años de edad, y el 55,2% de los hombres, tenían sobrepeso en 2010. Este problema aumenta con la edad (57,1% de población con exceso de peso en el grupo de 45-64 años). Durante los últimos 15 años, este indicador se ha incrementado un 18,3% en hombres y un 8,7% en mujeres.

Este informe también facilita información sobre las prácticas preventivas asociadas a Enfermedades No Transmisibles. Los datos indican que 15% del total de entrevistados afirma que un médico o enfermera le ha comunicado que tiene la tensión arterial elevada. Para solventarlo, el 59,% está tomando medicación, el 28,7% se controla el peso, un 53% ha reducido la ingesta de sal y un 38% realiza ejercicio físico. El 78,3% sigue alguna de estas cuatro recomendaciones para controlar la tensión arterial y el 21,7% no realiza ninguna.

A un 18,8% de los entrevistados se le ha comunicado que tiene elevado el nivel de colesterol. De ellos, un 36,8% toma medicamentos, el 59,8% realiza dieta baja en grasas o colesterol, y el 38,4% practica ejercicio físico. El 79,6% sigue alguna de estas tres recomendaciones, mientras que el 20,4% no realiza ninguna.

Si quieres compartir...