• Actualidad Nacional
  • 25 de Ene, 2013

La Generalitat podría extender a centros comerciales la tasa a las grandes superficies

La Generalitat de Cataluña podría ampliar a los centros comerciales el impuesto que aplica actualmente a las grandes superficies. La reforma de este tributo se incluirá en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2013, los cuales se presentarán a finales de marzo, según señalan a El Confidencial fuentes conocedoras de este aumento de la presión fiscal.

Hasta ahora, la tasa de las grandes superficies hacía que, por ejemplo, la pagase el Alcampo ubicado en Diagonal Mar por tener más de 2.500 m2, mientras que otras tiendas emplazadas en ese mismo centro comercial no estaban sujetas a ningún tributo de este estilo por no alcanzar ese límite de espacio.

La subida y ampliación del impuesto de grandes superficies es una de las principales novedades de los Presupuestos de la Generalitat para este año, una vez perdido el euro por receta, las tasas judiciales e interrumpida legalmente la vía del impuesto sobre los depósitos bancarios.

Los grandes perjudicados

En otras palabras, la ampliación del impuesto se hará por dos vías: bajando el límite de las grandes superficies por debajo de los actuales 2.500 m2 y, en segundo lugar, extendiéndolo a los grandes centros comerciales. Con ello, entre los grandes perjudicados estarían centros como La Illa Diagonal, propiedad de la familia Sanahuja y Axa; Diagonal Mar, propiedad del grupo irlandés Quinlan; Las Arenas, controlado por Metrovacesa; el Heron City, en manos de los australianos de Babcock & Brown; o el centro de Les Glòries, cuya titularidad corresponde a Unibail Rodamco.

Fuentes de la Conselleria de Economía han declinado hacer comentarios sobre la elaboración de los Presupuestos y las medidas fiscales que los acompañarán. Sin embargo, todas las fuentes consultadas han señalado que la fiscalidad del comercio cambiará radicalmente en Cataluña a partir de este año.

Fuentes del sector han señalado que la Generalitat ha indicado a interlocutores del comercio en Cataluña que el nuevo límite para pagar el impuesto por las grandes superficies se encontraría en los 1.500 m2, en lugar de los 2.500. Esto quiere decir que si ahora la tasa de la Generalitat cobra 17,42 euros por cada metro cuadrado de venta adicional que supere los 2.500 m2, cuando se aprueben las nuevas cuentas públicas catalanas se aplicará en todos los puntos de venta por cada metro que pase de los 1.500 m2.

Sin embargo, esta cifra no es definitiva y podría variar durante la tramitación de los Presupuestos. Si el límite se pusiera en estos 1.500 m2, los grandes perjudicados serían Mercadona y Eroski -que en Cataluña opera bajo la marca Caprabo- y, en menor medida, porque sus establecimientos tienen una superficie menor, Bon Preu y Condis.

Esto sólo sería el impacto de bajar el listón. Al ampliar la tasa a los grandes centros comerciales, si éstos lo repercuten en sus alquileres afectaría también, aunque en menor medida, a cadenas de moda, como Inditex y Mango, y a cualquier tipo de comercio ubicado en grandes centros comerciales.

En el fondo, el planteamiento de la medida está provocando una sorda satisfacción en la patronal Anged, que siempre se ha opuesto al impuesto pero que se veía discriminada respecto a los operadores más pequeños que operaban desde grandes centros comerciales.

Preocupación en CiU

En medios de CiU se está viviendo con preocupación esta pretensión de la Generalitat de subir la presión sobre el comercio. CiU siempre ha tenido en los comerciantes una de sus bases más fieles de votantes. Pero ERC exige subir algún impuesto a cambio de dar apoyo a los recortes de más de 3.500 millones que tendrá que aplicar en los Presupuestos.

En conversaciones reservadas con representantes del sector, el conseller de Economía Andreu Mas-Colell ha intentado señalar que el proyecto todavía está en estudio y que se hará lo posible para minimizar su impacto. Los representantes del sector han recordado a la Generalitat que, en este momento de crisis, las ventas están cayendo y que no convendría aumentar tanto la presión fiscal. Sin embargo, en la Dirección General de Comercio se reconoce ante los mismos representantes de los botiguers que se está revisando la fiscalidad del sector de cara a los nuevos presupuestos.
 

Si quieres compartir...