• Actualidad Nacional
  • 12 de Dic, 2012

Crece la "dependencia" digital

El avance de la tecnologías ha beneficiado mucho a la sociedad, pero, también ha creado problemas de comportamiento, sobre todo en determinados segmentos de la población. Casi un 10% de los jóvenes españoles (entre 20 y 24 años), depende en exceso de las nuevas tecnologías y el 78% de los adolescentes (entre 14 y 19 años), corre el riesgo de tener comportamientos obsesivos en el futuro.

Son los resultados de una encuesta online realizada por Eroski Consumer, durante el mes de noviembre, entre personas de entre 14 y 39 años, de nueve comunidades autónomas, con el objetivo de conocer sus hábitos de uso en Internet, teléfono móvil y videojuegos, además de contabilizar el número de aparatos digitales de los que disponen.

El número de dispositivos digitales que tenemos en casa puede ser un primer indicador del tipo de relación que mantenemos con las nuevas tecnologías. Una especie de báscula que mide si el ‘peso digital’ de una persona es alto, medio o bajo.

Así, se ha detectado que un 64% de los encuestados tienen un nivel alto de ‘cacharrería digital’. El perfil de este tipo de persona es un hombre de entre 14 y 24 años que ha cursado BUP, Bachiller Superior o COU. Uno de cada cuatro tiene un nivel medio y un 12% bajo. Casi todos contaban en su hogar con una media de tres teléfonos móviles; nueve de cada diez tenían dos ordenadores portátiles, y dos cámaras fotográficas y/o de vídeo digitales. Mucho más bajas eran las proporciones de tablets, eBook o libro digital y televisión con conexión a Internet, sólo un 25% de las respuestas.

Por lo que respecta a las complicaciones de conducta que se generan con las nuevas tecnologías, un 4% podría padecer un problema serio con el uso de Internet, un 3% con el del móvil y un 1% con el de los videojuegos. El resto utiliza estas tres herramientas digitales de forma adecuada, aunque eso no significa que esté exentos de riesgos. Es más, para no caer en un uso dependiente, el 47% de los encuestados controla el tiempo que pasa al teléfono y el 31% y el 16% vigilan el tiempo que pasan en Internet y con los videojuegos, respectivamente. En los tres casos, destacan los jóvenes de entre 14 y 24 años.

DEPENDENCIA Y SÍNTOMAS

No obstante, la pregunta clave es ¿podemos prescindir del móvil? Un 43% dice que no podría aunque quisiera y un 36% afirma que está pendiente de él continuamente. La dificultad para apartarse del móvil es mayor entre los jóvenes de 20 a 24 años (49%), pero los adolescentes tienden a estar más pendientes de su teléfono (45%). Además, para uno de cada cuatro recibir un SMS o notificación similar supone una alegría (el mayor porcentaje se da entre mujeres de 14 y 19 años, con un 34%).

En cuanto a Internet, buena parte de los encuestados tienen la sensación de que dedican cada vez más tiempo a la red. Tres de cada diez coinciden con esta afirmación (entre los adolescentes más, un 41%). Conviene destacar que uno de cada cuatro adolescentes: tienden a decir que solo pasarán unos minutos en Internet y, después, navegan durante horas. Por otro lado, un 22% dice que Internet les ayuda a evadirse de sus problemas y uno de cada cinco que les proporciona bienestar. Son pocos los que sienten que desatienden sus ocupaciones académicas o laborales por culpa de Internet (un 13% lo cree). Un 31% asegura que se evade de problemas con las videoconsolas y un 28% dice experimentar bienestar con los videojuegos.

Respecto a las molestias físicas que pudieran alertar de un mal uso de la tecnología, existen dos síntomas principales: vista cansada (afectaba a un 54% de los entrevistados) y dolores de espalda o de cabeza (los sufrían el 44% y 28% respectivamente).

Otro de los problemas frecuentes es el aislamiento social. Casi uno de cada cuatro encuestados ha experimentado la urgencia de sacar su teléfono mientras otra persona está teniendo una conversación importante con él. Les ocurre en mayor proporción a los jóvenes de entre 20 y 24 años (un 32% de ellos así lo confirmó).

Si quieres compartir...