• Actualidad Nacional
  • 26 de Oct, 2012

Los especialistas controlan el 60% de las ventas en el canal moda

El comercio especializado se ha convertido en impulsor del negocio textil. Las cadenas minoristas, lideradas por grandes grupos, están tirando del carro en el mercado español y ya captan cerca del 60% de las ventas (58%), generando una facturación de 8.920 millones de euros, 1,9% más que en el anterior ejercicio.

 
Su alta participación se ha conseguido a base de comer terreno a los detallistas independientes, que, año tras año, pierden cuota y han pasado de concentrar el 14,9% en 2009 al 12,6% en 2011. Descenso repercutido en la cifra de ingresos del pasado año, 1.940 millones de euros, que recortaron sus ventas un 3%. Por el contrario, grandes almacenes e hipermercados mantienen sus nivel, concentrando casi un cuarto del mercado (29,4%).

Son datos de DBK, que apuntan un valor de 15.390 millones de euros para el sector español de confección en 2011, lo que supuso un leve aumento del 0,3% respecto a 2010. No obstante, las cifras muestran cómo el deterioro de la renta disponible en los hogares ha erosionado el negocio y ha derivado la demanda hacia productos de precio bajo.

Entre 2006 y 2011 el mercado se contrajo un 16%, en medio de un escenario de cierres de pequeños establecimientos y ralentización del ritmo de aperturas. El número total de puntos de venta especializados se ha reducido en casi 13.000 comercios menos en los últimos cinco años, contabilizándose un total de 60.248 unidades a finales del último ejercicio.

En el censo del mercado nacional predominan las cadenas sucursalistas, mientras que la fórmula de la franquicia se destina sobre todo a acometer proyectos de expansión internacional, aunque ha sido adoptada por varias cadenas de bajo coste en España.

El sector presenta un alto grado de concentración. Los cinco principales operadores reúnen del 57%, porcentaje que alcanza hasta el 67% al considerar a los diez primeros.

Las previsiones de DBK para el sector no son muy optimistas. Augura un nuevo descenso de las ventas en 2012, hasta situarse en unos 14.850 millones de euros, un 3,5% menos. En este contexto, el desarrollo en los mercados exteriores, principalmente en China, India, Oriente Próximo y grandes ciudades europeas, constituye una oportunidad para las empresas.

No obstante, se atisban crecimientos en determinados segmentos. Los principales grupos potenciarán su presencia en Internet, fomentando la venta online e impulsando la utilización de las redes sociales como canal de comunicación. Por su parte, las cadenas especializadas continuarán ganando peso en el sector, estimándose una cuota de mercado superior al 60% en 2013.
 
 

Si quieres compartir...