• Actualidad Internacional
  • 07 de Ago, 2012

El presidente de Bosco defiende la equipación de España

La revista Vanity Fair ha conseguido una exclusiva entrevista con Mikhail Kusnirovich, presidente de Bosco, la marca de ropa encargada de confeccionar los uniformes olímpicos españoles que tantas críticas y polémica levantaron en su momento. Su postura, defender sus creaciones a ultranza. "Nuestro verdadero competidor es Ralph Lauren. El diseño y la calidad de Adidas son malos". Así de claro y rotundo se muestra el empresario ruso en su incesante intento por convencer a los españoles de que el uniforme que ha creado para sus deportistas desde su firma Bosco es de lo mejorcito.

Al parecer y según publican en Vanity Fair, la firma seguirá ofreciendo sus servicios de patronaje a los atletas olímpicos españoles hasta el año 2016, no solo diseñando y produciendo los uniformes gratis, sino también patrocinando al equipo de nuestro país.

Con esto, el Comité Olímpico Español se estaría ahorrando unos 10 millones de euros mientras Bosco gana en atención mediática. Actualmente, la marca posee tiendas en Rusia, Ucrania y Reino Unido y ahora estaría pensando en abrir sus fronteras hacia España y Niza.

Por si quedaba alguna duda, Mikhail recalca que el uniforme olímpico español es todo un éxito de ventas en la capital del Reino Unido, donde la chaqueta se está vendiendo a 140 euros. Sin embargo, parece que el resultado sigue sin convencer a los medios internacionales donde algunos critican la prenda duramente describiéndola como "un vómito en un atuendo del McDonalds".

En su defensa, el presidente ruso asegura que la ropa está hecha con los mejores materiales como "lino, seda y algodón" y en cuanto a lo llamativo del atuendo, se refugia en que "tiene que ser memorable" y que lo que quiere es que Bosco "se reconozca sin un logo".

Finalmente, cuando el equipo de Vanity Fair le deja caer que en España su creación no ha sido muy bien acogida, Kusnirovich contesta: "Es vuestro complejo, libraos de él" y añade que "al principio los hombres rusos no querían ponérselo y ahora gusta mucho. No es discreto pero es bonito".

 

Si quieres compartir...