• Actualidad Nacional
  • 06 de Ago, 2012

Puma gana un 12% menos en el primer semestre

La compañía alemana Puma, propiedad del conglomerado de lujo y lifestyle PPR, encadena dos trimestres consecutivos con una caída del beneficio. La empresa cierra el primer semestre de su ejercicio fiscal con un descenso del 12,75% en su beneficio, hasta 100,6 millones de euros. En el mismo periodo del año anterior, Puma alcanzó 115,3 millones de euros de beneficio.

Este desplome durante seis meses consecutivos se debe, en gran parte, a la debilidad del negocio de Puma en Europa. El mal comportamiento de las ventas en este mercado se concreta en un decrecimiento del 1,94% en el primer semestre, hasta 651,6 millones de euros.

En paralelo, la compañía ha cerrado los seis primeros meses del ejercicio con unas ventas consolidadas de 1.573,8 millones de euros, un 8,8% más que la cifra registrada en el mismo periodo del año anterior, cuando Puma alcanzó una cifra de negocio de 1.446,9 millones de euros.

Por ello, desde la compañía han confirmado que “debido a los desafíos del negocio europeo, a la presión sobre el beneficio y la necesidad de continuas inversiones estratégicas en la marca, el producto y la estructura de Puma”, han decidido acelerar el plan estratégico que se inició en 2011.

El plan prevé reducir la complejidad, aumentar la eficiencia operativa y optimizar las bases de costes de la compañía. Uno de los puntos clave de la nueva estrategia de Puma es la instalación de un nuevo modelo de negocio regional, que inicialmente se pondrá en marcha en Europa y luego se expandirá a las distintas regiones en las que opera la compañía.

En Europa, Puma simplificará su estructura y agrupará a los 23 países en los que opera en siete áreas. De este modo, la compañía centralizará en cada área la gestión de la marca y de los mercados que la componen. La empresa también instalará una cadena de suministro a nivel regional para mejorar la gestión de inventario y el flujo de producción.

En cuanto a la red de puntos de venta, Puma prevé continuar abriendo espacios en localizaciones rentables, sobre todo, en países emergentes, y cerrar todos los establecimientos que no lo sean.

En este sentido, la compañía tiene previsto reducir de forma exponencial su catálogo de productos global y centrarse en realizar colecciones a nivel regional, adaptadas al mercado en el que se venderán.

Puma estima que este plan requerirá una inversión única que rozará los 100 millones de euros y que se realizará en el segundo semestre de 2012.
 

Si quieres compartir...