• Actualidad Nacional
  • 23 de May, 2012

Todo lo que las empresas deberían aprender de los animales. Conferencia de Enrique de Mora en Sports Unlimited

Esta mañana ha abierto sus puertas una nueva edición, la cuarta, de Sports Unlimited Valencia. La primera mañana, muy tranquila, ha terminado con una interesante conferencia de Enrique de Mora (socio fundador de Funny Pop Consulting) en la que, bajo el título “Lecciones animales” ha explicado algunas de las muchas cosas que las empresas pueden aprender del comportamiento de los animales. Etho-management, como lo ha bautizado el propio de Mora. Sin duda, las lecciones, que ha plasmado en su nuevo libro Animaladas, invitan a la reflexión. ¿Quieres conocer algunas?

Lección 1
Ser uno mismo: los animales son auténticos. No fingen ni quieren aparentar. Son como son y no se avergüenzan de ello. Las empresas deberían intentar hacer lo mismo.

Lección 2
Aprender haciendo (y jugando): ¿Las habilidades nacen o se hacen? Nacen y se hacen. El juego es fundamental para desarrollar las habilidades. EL aprendizaje y el instinto son igual de importantes. Y aunque uno se pueda equivocar, si no lo intenta, no logrará nada. No se nace aprendido y para aprender hay que hacer.

Lección 3
El buen líder defiende los intereses del grupo por delante de los suyos. En el mundo animal el jefe de la manada tiene que cuidar de todo el grupo y siempre antepone los intereses de la manada a los suyos. Un mal liderazgo puede poner en peligro la vida de muchos.

Lección 4
Estimular el crecimiento y el desarrollo de los colaboradores. Los líderes tienen que potenciar el aprendizaje de sus colaboradores. Es el liderazgo transformador, que da prioridad absoluta a la motivación del grupo como elemento crucial para el desarrollo y la supervivencia. Incentivar el aprendizaje para “construir” los líderes del mañana.

Lección 5
Comunicar de forma precisa, con mensaje llano y enfocado. Los animales aprenden a comunicarse en función del entorno. Las empresas deberían empezar a hacerlo. Saber qué, cuándo y cómo comunicar y no excederse en el mensaje. Lo justo y necesario.

Lección 6
Expresar emociones sinceras. Como en la Lección uno, ser uno mismo es importante. Los animales no engañan. Sienten y padecen y lo expresan. Hay que ser sincero en las expresiones y ser muy cuidadoso y honesto con la comunicación emocional

Lección 7
Trabajar en equipo. La supervivencia de muchos animales depende de los demás, del grupo. Ellos trabajan en equipo para migrar, para comer y para estar seguros, protegidos. Es fundamental confiar en quienes nos rodean. Coordinación, complementariedad, comunicación, confianza y compromiso son las cinco claves para lograr un buen trabajo en equipo.

Lección 8
Gestión de conflictos. Los animales no son, obviamente, ajenos a los conflictos, pero los gestionan infinitamente mejor que los adultos. Los ciervos, por ejemplo, luchan por las hembras, pero “sólo” es una demostración de fuerza, y una vez superada la lucha, no hay rencores. El perdedor asume la derrota y confía en que llegue una nueva oportunidad para recuperar el trono perdido, consciente de que nadie es eterno y que el poder desgasta. Una gran lección para las empresas, que deben asumir los conflictos como parte natural de la vida de las organizaciones y deben positivizarlos.

Lección 9
Ante un conflicto, hay que buscar la reconciliación. Los animales lo hacen. Se pelean, luchan, pero se reconcilian. Los conflictos existen y hay que saber buscar soluciones y, sobre todo, superarlos sin rencor. A veces estrechar lazos con un “enemigo” puede ser muy positivo.

Lección 10
Practicar empatía, altruismo y juego limpio. Los animales son agresivos, pero no crueles. Empatizan, sufren y suelen ser muy nobles, incluso con los enemigos. El hombre –y las empresas- es agresivo y cruel. Hay que aprender a ponerse en la piel del otro, ayudar si sabemos que necesitan nuestra ayuda y ser honesto en nuestra manera de hacer negocios.

Sin duda 10 lecciones –en el libro se amplían a 20- que demuestran que el comportamiento animal, a veces, es mucho más racional que el nuestro. Quizás sea por supervivencia, pero los animales tienen perfectamente asumido que su vida depende, muchas veces, del entrono y de su grupo. Un grupo que nos proteje, que nos enseña y que nos puede ayudar a ser mejores. Ellos han aprendido mejor que nosotros el valor de cooperar y saben perfectamente que no siempre el más fuerte es el que sobrevive.

 

Si quieres compartir...