• Actualidad Nacional
  • 16 de May, 2012

Atacar a las emociones, clave para "seducir" a la mujer

El 80% de las decisiones de compra las toman las mujeres. Su relación con las marcas es mucho más emocional que la que establecen los hombres y también mucho más exigente. Dirigirse a ellas supone una dificultad añadida para los profesionales del marketing y la publicidad.Más emocionales pero también más exigentes con productos y marcas. Conclusión primera del encuentro Marketing en Femenino celebrado en el marco de Madrid Woman’s Week.

Analizar los cambios en el rol de la mujer en la sociedad y su influencia en las decisiones de compra, un total de treinta directivas y directivos de marketing de grandes anunciantes debatieron en Madrid Woman’s Week sobre el papel estrella que deben ocupan en cualquier estrategia futura.

“Las mujeres han cambiado el paso. Lo que era efectivo hace cinco años ya no funciona, hay multitud de mujeres diferentes, casi todas conscientes de que su rol en la sociedad es otro” Marta García, directora de Marketing de Kellogg’s, puso la nota de la exigencia “una presión para los que trabajamos en marketing” de las mujeres antes las marcas “buscan sobre todo que les haga la vida más fácil” Además añaden RSC, “qué hace una marca para que se le tenga que prestar atención y además lo hace de forma ética”. Preguntas que deben dar respuesta los profesionales si quieren dar satisfacción al papeol estrella que ocupa ya el universo femenino en cualquier estrategia de marketing y publicidad.

Misma posición en Natividad Buceta, directora general de la Asociación de Marketing de España. “Las marcas deben pensar en femenino. Lejos de ser excluyente en género, el marketing debe abandonar los estereotipos masculinos para dirigirse a las mujeres”

Acuerdo en los cambios en los roles. Y acuerdo en las conclusiones. Los cambios afectarán a la forma de segmentar- no solo por género, sino por edades, profesiones, necesidades- sobre la base del papel de las redes sociales en los cambios a la hora de relacionar consumidor y marca. Una relación que ya no debe estar basada únicamente en el producto, sino más allá, en las emociones , con un mensaje en el que marketing y responsabilidad social corporatiova deberán ir juntos. Sin olvidar el nuevo consumo compartido, un nuevo campo por explorar, donde mujeres y hombres serán objeto de un mensaje común desde la propia marca.

Una última conclusión: el marketing está hoy muy volcado hacia la mujer, pero comienzan a despertar modelos focalizados en el hombre como consumidor diferenciado, único y específico. Y este, dicen, es más difícil aún.

Si quieres compartir...