• Actualidad Nacional
  • 09 de May, 2012

El Salón Náutico concentrará toda su oferta en el Port Vell y avanzará sus fechas a septiembre

El Port Vell se convertirá en el único emplazamiento de las próximas ediciones del Salón Náutico Internacional de Barcelona, que asimismo avanzará sus fechas, celebrándose del 26 al 30 de septiembre de 2012. El nuevo modelo, que persigue facilitar la visita de compradores y aficionados y contribuir así a dinamizar el sector, ha sido acordado entre Fira de Barcelona, organizadora del certamen, y la Asociación Nacional de Empresas Náuticas, Anen. Ambas entidades han optado por esta fórmula, que combina exposición flotante y en seco en una misma zona, en línea con el formato que adoptan los salones líderes en Europa como Cannes y La Rochelle (Francia), Southampton (Inglaterra) o Génova (Italia).

Un estudio elaborado por una comisión integrada por representantes de Fira de Barcelona, del Comité Organizador del salón y de la asociación nacional que defiende los intereses de las empresas náuticas, Anen, ha llegado a la conclusión de que ante una coyuntura tan compleja para el sector náutico español como la actual, el modelo que mejor combina la posibilidad de atraer a más compradores con la necesidad de ajustar el coste de participación para los expositores es la celebración del salón únicamente en el Port Vell, y durante cinco días en lugar de los nueve actuales.

Además de disfrutar de un entorno privilegiado de la ciudad como es el puerto, los visitantes también tendrán más oportunidades de realizar pruebas de embarcaciones al ampliarse las esloras mínimas de barcos a flote a los 8 metros, en lugar de los 12 metros de ediciones anteriores. Por ello, los organizadores también prevén que aumente la presencia de veleros de mediana eslora. Por su parte, las embarcaciones de menos de 8 metros se mostrarán en un espacio habilitado fuera del agua en el Moll de la Fusta, junto con los demás productos y servicios náuticos.

Mejor posicionamiento internacional
Asimismo, con el avance de las fechas de celebración a finales de septiembre, el certamen se beneficiará del clima templado de Barcelona y el mayor tiempo de luz natural, lo que puede traducirse en una mayor presencia de aficionados. Otra de las ventajas de adelantar las fechas es que, dentro del calendario internacional, el certamen barcelonés se desarrollará entre dos de los salones náuticos más importantes de Europa en la actualidad: el Festival de la Plaisance de Cannes y el Salone Nautico Internazionale di Genova.

El equipo de trabajo se puso en marcha tras la celebración de la edición que conmemoró el 50 aniversario del Salón Náutico Internacional de Barcelona el pasado noviembre con la finalidad de perfilar las líneas básicas que debían marcar la evolución del certamen acorde con las nuevas necesidades de expositores y visitantes en un entorno económico y sectorial difícil.

El Port Vell alberga desde 1995 la exposición flotante con los barcos de mayor eslora, completando así la propuesta expositiva del certamen. Según Luis Conde, presidente del salón, “al concentrar toda la oferta en el puerto podemos mostrar también en el agua embarcaciones de menor eslora, una demanda realizada por muchos expositores y visitantes del salón, cuyo principal objetivo continúa siendo dinamizar el mercado y fomentar la afición”.

Para el director general de Anen, Alejandro Landaluce, “en estos momentos de crisis económica durísima, hay que apostar por los cambios. Los expositores asociados lo han entendido así y han elegido este modelo, que supone la opción más atractiva, al unificar en una sola sede expositiva y a flote toda nuestra oferta comercial, algo que desde hace un tiempo se observaba como una necesidad estratégica para el salón. Desde Anen trabajamos para que nuestros asociados tengan en sus manos las mejores opciones para desarrollar sus estrategias comerciales. Creemos que este cambio responde a este objetivo”.

Por su parte, el director del salón, Jordi Freixas señala que “Anen y Fira han optado por este nuevo modelo pensando en el futuro del salón. Las conclusiones de la comisión son un buen ejemplo de trabajo en equipo y de la complicidad de Fira de Barcelona con el sector náutico español. Hemos escuchado sus inquietudes y, con este cambio, nos adaptamos a sus necesidades”.

En esta línea también se expresa el director de ventas de Yamaha, Victor González, quien afirma que “el Salón Náutico, como motor de nuestro sector, ha apostado por adaptarse a la compleja situación del mercado. La unión de todos los expositores, la nueva ubicación en el Port Vell y el cambio de fecha serán un reto para Yamaha pero, a la vez, trataremos de aprovechar las nuevas oportunidades que nazcan al estar más cerca del mar y al final del verano”.

La directora de marketing de Rodman, María Herrero, considera que “tras unos años en los que nos hemos visto duramente afectados por la crisis económica, creemos que ha llegado el momento de reinventarse. El cambio de modelo del Salón Náutico se adecua más a la nueva realidad del sector. Queremos que el mar sea protagonista en una ciudad abierta al Mediterráneo como Barcelona. Todo ello nos permitirá poder ofrecer nuevas propuestas a nuestros visitantes nacionales e internacionales”. Herrero añade: se trata de un modelo competitivo dentro de salones internacionales y estamos seguros que será capaz de posicionarse en un futuro como uno de los eventos europeos más importantes del sector”.

El gerente de Motyvel y representante de Jeaneau en España, Lluís Mas, valora el cambio de formato “como muy positivo y adecuado”. Y añade: “el nuevo formato supone un paso adelante para adecuar la náutica a la nueva coyuntura económica y social. Es un modelo muy internacional, muy europeo, que se ajusta a las necesidades tanto de los expositores como de los visitantes. Para las empresas que acudimos al salón nos permitirá mostrar a los aficionados a la náutica las novedades para la próxima temporada justo después del verano, cuando nuestros clientes están más receptivos”.

Adaptarse a los tiempos
La primera edición del Salón Náutico se celebró en 1963 en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, en el marco de la popular Feria de Muestras. Tras el éxito de esta primera convocatoria se acordó que el salón se convirtiera en cita anual monográfica (a excepción de 1988, que se celebraron dos ediciones). Con el paso del tiempo, la afición náutica se multiplicó y el certamen creció hasta convertirse en la mayor plataforma comercial del sector en España, su principal punto de encuentro y un referente internacional.

En 2002 cambió de ubicación y se trasladó al recinto de Gran Via, manteniendo la muestra flotante en el Port Vell, donde se han desarrollado numerosas actividades como regatas o bautismos de mar, entre otras. Desde 2009 también se habilita un Village, donde se reúnen empresarios, deportistas y aficionados al mundo de la náutica.

El Salón Náutico de Barcelona es uno de los más antiguos de Europa, miembro fundador de la International Federation of Boat Show Organisers (IFBSO). El pasado año, con motivo de su 50 aniversario, el Ayuntamiento de Barcelona le otorgó la Medalla de Oro al Mérito Deportivo en reconocimiento a su labor en la promoción de la náutica y la internacionalización de la ciudad. Organizado por Fira de Barcelona y de carácter anual, el salón cuenta con el respaldo de Anen, con quien mantiene un acuerdo de colaboración desde 2007.

 

 

Si quieres compartir...