• 10 de Abr, 2012

CiU pide al Gobierno que permita a los ayuntamientos aprobar recargos fiscales para apoyar al comercio

Convergència i Unió (CiU) ha registrado una proposición no de ley para su debate en la Comisión de Hacienda del Congreso en la que pide al Gobierno que permita a las haciendas locales aprobar recargos finalistas sobre impuestos municipales ya existentes con los que apoyar al comercio de proximidad. Según la iniciativa que recoge Europa Press, los nacionalistas catalanes quieren que el Ejecutivo incorpore, en la próxima modificación de Ley Reguladora de Haciendas Locales, "instrumentos para facilitar la colaboración público-privada para financiar la gestión y promoción de sus áreas comerciales urbanas".

CiU precisa que esto se podría conseguir otorgando a las corporaciones locales "la posibilidad de establecer recargos finalistas sobre determinados impuestos locales, aplicables a los establecimientos situados en las zonas comerciales claramente determinadas y calificables como Centros Comerciales Abiertos (CCA) o Centros Urbanos Comerciales (CUCs), cuya recaudación sería destinada íntegramente a las entidades o asociaciones comerciales responsables de la gestión y promoción de los centros".

NUEVO MODELO COMERCIAL URBANO.

Y es que, según señala el Grupo Catalán, las áreas urbanas generan la concentración de zonas comerciales que "dinamizan y aportan vitalidad a las ciudades" y a sus economías, creando "riqueza y empleo" en muchos barrios de las urbes españolas.

Este fenómeno ha dado lugar a "ejes o zonas comerciales con elevada densidad de establecimientos que, a menudo, convenientemente organizadas, han afrontado de manera común problemas tan importantes y diversos como los de su accesibilidad, seguridad, limpieza, funcionalidad, promoción económica, competitividad, etcétera" y que configuran "un modelo comercial de proximidad socialmente muy valorado".

Así, según datos de CiU, actualmente existen en España entre 250 y 350 Centros Urbanos Comerciales (CUC) con una media de entre 200 y 300 asociados por centro. A estos hay que sumar la multitud de Centros Comerciales Abiertos (CCA) que agrupan bajo una misma imagen y gerencia a empresas de distinto tamaño y a especialistas, generalistas.

PROBLEMAS DE FINANCIACION.

"La dinámica de funcionamiento de estas figuras se basa en la corresponsabilidad, la colaboración de los agentes públicos y privados y la gestión común y profesionalizada. Y su fuente de financiación viene determinada por las cuotas voluntarias de los empresarios asociados, por la obtención de ayudas y subvenciones públicas y por la obtención de ingresos por prestación de servicios", recuerda CiU.

Sin embargo, actualmente este modelo está "en peligro" debido, por una parte, a que una parte de los comerciantes "optan por no contribuir económicamente con los gastos asociativos, si bien se benefician de las acciones de comunicación, promoción y mejora del entorno gestionados y financiados con las contribuciones del resto de asociados" y, por otra parte, a la reducción de ayudas públicas y subvenciones de la administración local a dichas asociaciones en consonancia con los criterios de austeridad.

Por eso, los nacionalistas catalanes apuestan por "vías más eficaces de colaboración público-privada para la promoción de las zonas comerciales urbanas" y, por ello, reclaman "instrumentos de colaboración de las haciendas locales con el tejido empresarial de las áreas comerciales para la promoción de las mismas".
 

Si quieres compartir...