• Actualidad Nacional
  • 28 de Nov, 2011

El Paseo de Gràcia aumenta sus locales comerciales

Los locales comerciales de gran tamaño de paseo de Gràcia están en manos de los principales operadores, básicamente repartidos entre marcas de Inditex y las principales firmas internacionales, que van desde H&M a Nike, de Prada a Emporio Armani. También brillan en la avenida del lujo barcelonés casas locales de renombre, como Santa Eulàlia, Rabat o Furest. Las nuevas firmas que buscan espacio para instalarse en Barcelona requieren espacios grandes, pero el espacio a pie de calle es limitado. Por eso, firmas que se han instalado recientemente, como Esprit, Miu Miu o Prada, así como los operadores que abrirán nuevos establecimientos en los próximos meses, como Apple, Abercrombie & Fitch o Mango, han multiplicado el espacio de los locales ocupando, además del local comercial en planta baja, grandes superficies en sótanos, entresuelos e, incluso, las primeras plantes de los edificios.

Según el informe anual sobre locales comerciales de Ascana, el metraje comercial del paseo de Gràcia se ha incrementado cerca de un 8% en el actual ejercicio. En el 2010, la superficie comercial de la calle era de 112.746 metros cuadrados, mientras que en el 2011 puede acercarse a los 120.000 metros. "La poca disponibilidad de grandes locales y la exigencia de las marcas ha provocado, por un lado, la reaparición de las operaciones con traspaso y, por otro, un proceso de reconversión de primeras plantas y sótanos, anteriormente no utilizados como espacio comercial", concluye el informe. "El paseo de Gràcia está ganando metros comerciales, lo que en caso de los entresuelos implica una buena revalorización al pasar de uso de vivienda u oficina a uso comercial", explica Eduardo Rivero, socio de Ascana, especialista en implantación de empresas en calles de primera línea. Según Rivero, en los próximos meses este incremento podría superar el 10%, hasta los 121.953 metros cuadrados de superficie comercial.

La normativa del Ayuntamiento de Barcelona sólo permite la apertura de establecimientos comerciales en planta –principales, entresuelos o pisos– si la actividad está directamente relacionada con la que se ejerce en la planta baja. Según aclaran desde el Consistorio barcelonés, "las plantas superiores deben tener acceso desde la planta de calle, nunca a través de la escalera de vecinos". En cualquier caso, para incorporar otros pisos al establecimiento, es preciso solicitar una licencia para el cambio de uso de oficina o vivienda a comercial. En casos como los locales de Apple –que se encuentra en obras– y Abercrombie & Fitch, ubicados en edificios históricos, las reformas deben ser aprobadas por Patrimonio. Todos los establecimientos deben conseguir la aprobación de los Bombers en cuanto a medidas de seguridad, básicamente por las salidas de emergencia en caso de primeras plantas o sótanos.

El cambio a uso comercial de espacios anteriormente ocupados por viviendas u oficinas puede multiplicar su valor. El alquiler de una oficina en la zona se paga entre 12 y 20 euros mensuales por metro cuadrado, mientras que el comercial llega hasta los 200 euros por metro cuadrado. "No puedes pedir lo mismo de un entresuelo que de un local a pie de calle, pero si tienes la suerte de encontrar un inquilino que quiera todo el espacio, evidentemente puedes cobrar más", explica el propietario de un entresuelo en el corazón del paseo de Gràcia. "En general, un entresuelo puede hasta triplicar su valor si una marca de lujo está interesada en el alquiler, y es una tendencia que va a continuar", asegura Eduardo Rivero.

"La demanda de locales en el paseo de Gràcia continúa y a pie de calle el espacio es limitado", explica Alejandro Mora, arquitecto de la consultora Idea, que trabaja para marcas extranjeras que se instalan en Barcelona y otras capitales españolas. Cadenas internacionales como la japonesa Uniqlo no encuentran un espacio lo suficientemente grande para establecerse en Barcelona. Mientras que Apple y Abercrombie & Fitch han tenido que hacer malabarismos para conseguir los metros necesarios. La primera se encuentra sumida en una obra faraónica para adaptar el antiguo edificio de Banesto a sus necesidades y la firma de moda estadounidense espera el visto bueno de Patrimonio para obtener la licencia para instalarse en el edificio sede de Generali, en el que ocupará varias plantas.

www.lavanguardia.es

 

Si quieres compartir...