• Reportajes
  • 22 de Sep, 2011

Bestard y Gore-Tex: una unión de calidad

  • Antoni Bestard, copropietario, junto a su hermano, de Calzados Bestard

Calzados Bestard, fundada en 1940 en Lloseta, a los pies de la Serra de Tramuntana, en  Mallorca, se ha consolidado como una de las grandes referencias del calzado outdoor. Desde sus inicios, Calzados Bestard fabrica de forma artesanal combinando su experiencia y calidad, apostando siempre por los mejores materiales, entre ellos las membranas Gore-Tex, que garantizan óptimo confort climático y protección duradera. Invitados por la marca española y por el fabricante americano de membranas, un grupo de periodistas especializados tuvimos la suerte de visitar las instalaciones de Calzados Bestard y “descubrir”, el complejo proceso de fabricación que hay detrás de cada uno de los modelos de la marca, cuyo máximo objetivo es poner al alcance del consumidor, calzado de altas prestaciones.

Actualmente Bestard está presente en más de 35 países de todo el mundo, como China, Noruega, Rusia, Italia, Francia, Méjico, Nueva Zelanda… entre otros, y en un total de 800 puntos de venta. Bestard fabrica 100.000 pares de calzado al año para alta montaña, trekking, senderismo, excursionismo, barranquismo, espeleología y viajes así como zapatillas de multiactividad. En palabras del propio Antonio Bestard, propietario de Calzados Bestard, la filosofía de la empresa se puede resumir en: “Perfeccionar y fabricar botas y calzado de montaña, con la última tecnología y calidad óptima para los amantes de la naturaleza...”.
 
¿Qué es realmente una bota técnica de montaña?
 
Una bota técnica es un calzado que ha sido diseñado, probado y adaptado para proporcionar un elevado rendimiento, eficacia y confort en las diferentes actividades del montañismo. Para su elaboración se han elegido los últimos y mejores materiales técnicos, combinados con la experiencia y la fabricación artesanal de las botas de montaña Bestard, donde cada mínimo detalle se tiene en cuenta. La tecnología GORE-TEX® aporta un óptimo confort climático y una protección duradera. El resultado final es una bota que proporciona máximo confort, protección y duración.
 
Gore y Calzados Bestard, garantía de calidad
 
Desde hace más de 20 años Gore y Calzados Bestard –la primera marca nacional que apostó por la membrana- trabajan estrechamente en el proceso de fabricación de los productos Bestard. La apuesta de la marca mallorquina por Gore-Tex es absulota: el 90% del calzado su catálogo está fabricado con la membrana GORE-TEX®.
 
Una serie de estrictas normas de rendimiento y fabricación garantizan la máxima calidad del calzado. Antes de lanzar al mercado un producto fabricado con membrana GORE-TEX®, debe superar unos rigurosos ensayos, además de pruebas en condiciones reales. En estas pruebas, realizadas en los laboratorios de Gore (prueba de impermeabilidad, flexión, resistencia, presión, confort, transpirabilidad, resistencia a la abrasión, etc), se analiza todo el sistema del calzado, desde el tejido exterior, pieles, refuerzos, cordones, hilos, espumas, forro, etc. Este exclusivo proceso de optimización de la calidad, garantiza la durabilidad, la resistencia, la transpirabilidad y la impermeabilidad duradera.
 
Prueba de campo. Descubriendo el complejo proceso de fabricación
Durante nuestra visita a las instalaciones de Bestard en Lloseta, los periodistas invitados por la marca y Gore-Tex tuvimos la suerte, no sólo de descubrir el complejo proceso de fabricación de una bota sino que, además, pudimos fabricarnos nuestra propio modelo -con ayuda, obviamente, de los técnicos de la marca-.
 
Pudimos comprobar, antes que nada, la multitud de piezas que componen una bota y la complejidad en la elección de cada uno de los materiales y, también, en su unión. El modelo que “fabricamos” los periodistas –Triton- estaba compuesto por más de 80 piezas, y rápidamente pudimos darnos cuenta del complejo proceso que haría falta para juntarlas. Un proceso artesanal, cuidado y que da como resultado modelos ultrafuncionales que garantizan calidad, seguridad y confort.
 
Una de las conclusiones más significativas que uno saca cuando descubre un proceso de estas características es que el precio de este tipo de calzado está más que justificado. Y seguramente si fuera superior, también lo estaría. Y no sólo porque los materiales utilizados son, siempre, de máxima calidad, sino, sobre todo, por el elaborado –y artesanal, insistimos- proceso de fabricación, con más de 30 técnicos trabajando para garantizar que cada uno de los pares que salen de la fábrica ofrezcan máxima calidad.
 
Los periodistas, como hemos dicho, pudimos participar en algunas partes de este proceso y comprobar, con ello, como se cuida cada detalle y como todos los pasos se hacen bajo estrictos controles de calidad. Tras “ayudar” en algunas fases de la producción, salimos de la fábrica con unas botas fabricadas, en parte, por nosotros mismos. Botas que pudimos testar al día siguiente en un trekking ligero por la espectacular Sierra de Tramontana. ¿Valoración? Incluso habiendo participado nosotros en su fabricación, las botas ofrecieron lo que prometían: una gran comodidad, protección absoluta, agarre, flexibilidad, libertad de movimientos, transpiración…
 
Se que es una petición imposible, pero no estaría de más que marcas como Calzados Bestard -u otras que siguen fabricando en España casi de forma artesanal-, abrieran sus fábricas a todos aquellos que no acaban de entender como una bota de montaña de calidad cuesta lo que cuesta. Estoy seguro que más de uno saldría pensando que, visto lo visto, el PVP es casi un chollo…
 
Más información en el número 192 de TRADESPORT

 

 

Si quieres compartir...   

Galería