• Ferias
  • 18 de Jul, 2011

Pocos españoles en una edición ¿record? de Outdoor

Ayer domingo cerró sus puertas la decimoctava edición de la feria Outdoor, celebrada en Friedrichshafen, a orillas del lago Constanza, desde el pasado jueves 14. Las cifras de la organización apuntan a un nuevo récord de visitantes (21.520, un 5% más que en 2010). Sin embargo, las sensaciones de quienes estuvimos allí y, también, de muchos expositores, es que fue una de las ediciones más “flojas” de los últimos años. Sobre todo en lo que respecta a la presencia de detallistas españoles.

La crisis se ha dejado notar. Prácticamente todos los expositores –españoles e internacionales- con los que hemos hablado se muestran bastante preocupados por la situación del mercado español a corto y medio plazo –incluso en segmentos que, hasta ahora, han podido esquivar las pérdidas-. Este “miedo” se ha podido constatar con la escasa presencia de detallistas españoles al que es, sin duda, el gran punto de encuentro del outdoor. Sin exagerar, a la feria habrán asistido, como mucho, una veintena de tiendas. Y las de siempre (Vértic, Alp Sport, Viladomat, El Rincón de la Montaña, Esports Quinze, Forum, Wala, Tradeinn, El Corte Inglés…)

Algunos dirán que no cuenta la cantidad sino la calidad, pero aunque es cierto que se trataba de detallistas de peso, el outdoor, en España, cuenta con más de un centenar de tiendas de referencia. Y casi todas se quedaron en casa. ¿La crisis? ¿Las fechas? ¿El pésimo inicio de año? ¿Las rebajas? ¿Un interés limitado por las colecciones de verano?¿Lo complejo que resulta llegar hasta Friedrichshafen? Es difícil saberlo, pero la realidad es que este año muchos han preferido no ver las novedades que los 890 expositores presentaban para el año que viene. Novedades que, por cierto, tampoco eran especialmente destacables.

Sin poner en duda las cifras que ha dado la organización, quienes nos hemos paseado por Outdoor los cuatro días del certamen –y hablo tanto de prensa como de expositores- nos vamos con la sensación de que la afluencia ha sido inferior a la de otros años. Sobre todo sábado y domingo. El primer día, jueves, tampoco fue especialmente bueno, seguramente porque la climatología –lluvia- no ayudaba, y sólo el viernes –todo el día, eso sí- se vieron los pasillos y los stands llenos.

Verano conservador
Como hemos dicho antes, pocas novedades llamaron la atención de los visitantes. Las colecciones, en general, son muy atractivas, pero son bastante conservadoras. Continuistas. Pocas marcas llamaron realmente la atención, y seguramente fueron adidas y Mammut quienes sorprendieron más a los detallistas. La primera, por su fuerte apuesta por el outdoor (ha tardado, pero parece que la marca alemana empieza a hacerse un hueco en este universo) y la segunda por su nueva línea Eiger Extreme. Más allá de algunas novedades importantes de las grandes marcas internacionales del outdoor ,como Merrell, The North Face, también destacaron algunas muy buenas apuestas -en diseño y funcionalidad- de los expositores españoles (la colección de sandalias de Chiruca, la nueva bota de barranquismo de Bestard, las líneas técnicas y urbanas de Ternua, las nuevas propuestas de Buff en textil y Headwear, la colección global de Trangoworld o el equilibrio en calidad-precio que propone Joluvi…).

Pese a la sensación –completamente subjetiva- de que este año ha sido más flojo que el anterior, el Outdoor sigue siendo, seguramente, el segmento con mayor potencial del sector. A nivel internacional y, también, a nivel nacional. En España estamos sufriendo mucho más que en otros mercados que están superando la crisis, y los primeros seis meses de este 2011 han sido muy malos, también, para el outdoor. Ya tocaba seguramente. Pero insistimos, visto lo visto en Friedrichshafen, sólo es un frenazo. El outdoor sigue muy vivo.

 

Si quieres compartir...