• Actualidad Internacional
  • 23 de Feb, 2011

Kilian Jornet revalida el título de campeón del mundo de esquí de montaña

Agónico. Espectacular. Impresionante. Sobran palabras para definir la medalla de oro que ha conseguido esta mañana Kilian Jornet (Sabadell, Barcelona, 1987) en la Vertical Race del Campeonato del Mundo de Esquí de Montaña. El esquiador de Atomic ha sabido adaptarse al nuevo perfil de ascensión marcado por la organización y jugar mejor que nunca sus cartas. No se pudo nervioso cuando el esquiador francés Yannick Buffet atacaba en los primeros compases de la carrera y se marchaba, y ha sabido mantener un ritmo en constante progresión que le ha permitido cazar a Yannick en los últimos compases de la carrera y proclamarse campeón del mundo con una diferencia de cuatro segundos.
La Vertical Race de hoy se ha disputado sobre una distancia de 540 metros, con la salida en los 1.270 metros y la llegada en los 1.810. Normalmente este tipo de pruebas se celebran a una distancia de entre 750 y 1.000 metros, pero las condiciones de la nieve han requerido un recorte, lo que ha hecho que la prueba fuera mucho más rápida y explosiva de lo habitual. De hecho, si hoy Kilian ha invertido un tiempo de  24 minutos, en el anterior Mundial necesitó de 40 minutos para ser también campeón.

Una carrera de menos a más
Pero dejemos que sea el propio Jornet el que nos explique cómo ha ido la carrera. “La verdad es que he salido bien, pero en la segunda parte de la ascensión había un tramo con mucha pendiente, que es donde Yannick me ha sacado unos 15 segundos. A partir de ahí he ido recuperando poco a poco, y cuando faltaban unos 150 metros lo he pasado”. Tras superarlo, Kilian sabía que aún no tenía el oro en el bolsillo, “ni mucho menos, a Yannick ya lo conocía y sabía que tenía que mantener las diferencias, porque si me la jubaga al sprint probablemente me ganaría; por lo que he forzado aún más el ritmo antes de llegar a los últimos metros. Sabía que él estaba muy fuerte, y no podía perder tiempo ni mirando atrás –hoy la niebla no permitía establecer tampoco unas buenas referencias visuales–, por lo que lo he dado todo hasta cruzar la línea de meta”. Para subir a lo más alto del podio de estos Mundiales, Kilian se ha visto favorecido por el efectivo trabajo de los esquís Ultimate de Atomic. Para la jornada de hoy, en la que la temperatura estaba sobre los -2ºC, el de Sabadell ha escogido uno de los pares “que había preparado a conciencia, muy ligeros, que con las fijaciones no pesarían más de 750 gramos. Los Ultimate han hecho un trabajo perfecto”.

“Estoy muy contento porque ha sido una batalla intensa”
A la espera de la ceremonia de las medallas, Jornet dice estar “muy contento por esta medalla, por revalidar el título, ya que ha sido una batalla muy intensa; pero ahora hay que seguir trabajando”.
De hecho, los Mundiales de Esquí de Montaña aún contínuan, y Kilian Jornet todavía tiene opciones de medalla, especialmente en la Indivual Race. “Mañana tenemos la prueba de sprint, pero a mí no se me da especialmente bien. Es una carrera explosiva de tres minutos, pero me irá bien para entrenar la Individual Race. Tengo que seguir trabajando y mantener la concentración, sentencia el de Atomic. Ante su próximo reto, la carrera es el jueves, Kilian se muestra confiado, “tengo experiencia y me he preparado bien, pero los rivales ya han demostrado hoy que están también muy fuertes”. Por suerte para el de Sabadell, Florent Perrier, oro en la Individual Race del pasado Mundial, no estará presente en la línia de salida, ausencia que allanará el camino de Kilian Jornet hacia su segunda medalla en estos Mundiales. En la anterior edición del Campeonato del Mundo, Kilian fue plata en la Individual Race.
 

Si quieres compartir...