• Actualidad Nacional
  • 15 de Feb, 2011

España desciende nueve puestos en el ranking mundial de competitividad

El Foro Económico Mundial de Davos ha publicado su “Informe Global de Competitividad 2010-2011” (The Glogal Competitiveness Report 2010-2011, World Economic Forum). El resultado para España es desalentador, con un descenso de nueve puestos frente al pasado año. Cada año, el informe analiza los 12 pilares determinantes para la competitividad de una economía, entre ellos, el entorno institucional y macroeconómico, las infraestructuras, la educación, la eficiencia de los mercados y la innovación.

Los resultados permiten elaborar un Índice Global de Competitividad que compara la
situación en 139 países. España ha sufrido una fuerte pérdida de competitividad a lo largo del último año. En el ranking de 2009-2010, la economía española se situaba en el puesto 33 y en la clasificación de 201-2011 ha bajado hasta la posición 42. Esta caída se debe, en gran parte, a la valoración negativa de la situación en los mercados financieros y especialmente en el mercado laboral, donde la falta de eficiencia nos relega al puesto 115 de un total de 139.

El informe ha puesto a España como ejemplo de los países que tienen un mercado laboral rígido, lo que ha incrementado "de forma dramática" sus dificultades para superar la crisis económica. Además, destaca que los mercados laborales han de disponer de la flexibilidad, permitiendo el cambio de actividad de los trabajadores y las fluctuaciones salariales, sin grandes perturbaciones.

Pero, no todo son valores negativos para España. La cumbre ha puesto de manifiesto que la competitividad se ha visto impulsada por el amplio mercado disponible para las empresas nacionales, situando a nuestro país en el puesto 13 por dimensión de mercado. También ha reconocido el esfuerzo realizado en materia de inversión de infraestructuras, así como la adaptación tecnológica, que nos sitúa en el número 30 en el ranking de preparación tecnológica.

Por segundo año consecutivo, el primer lugar lo encabeza Suiza, mientras que Suecia avanza al segundo puesto, desbancando a Singapur, en tercer puesto y a los Estados Unidos, relegados al cuarto lugar. Alemania progresa y pasa al quinto puesto en el escalafón. A continuación, figuran Japón, Finlandia, los Países Bajos, Dinamarca y Canadá.

Por su parte, Reino Unido, Francia, Austria, Bélgica y Luxemburgo aparecen entre los veinte primeros países más competitivos del mundo. Irlanda ha retrocedido al puesto 29, mientras que Estonia avanza hasta el puesto 33.

De la misma manera, República Checa, con el puesto 36, Polonia con el 39 y Chipre con el 40 son, junto con Estonia, los países mejor situados entre los nuevos miembros de la UE, destacando el considerable progreso polaco y chipriota. El país peor situado de la Unión Europea de los 27, es Grecia, que ocupa el puesto 83.

Si quieres compartir...