• 09 de Nov, 2010

Los precios solo reflejan la mitad de la subida del IVA

El consumidor solo percibe un 50% de la subida del IVA, lo que implica que una buena parte de los empresarios han asumido el resto a costa de reducir márgenes. Ese impacto estimado por el Banco de España, similar al del Gobierno, resulta inferior al registrado en anteriores alzas del impuesto, asegura el servicio de estudios del supervisor. El motivo reside en "la acusada debilidad del gasto de los hogares, que habría llevado a las empresas a absorber en sus márgenes parte del incremento impositivo". Es decir, que las empresas no se han atrevido a elevar precios en la misma proporción del impuesto por miedo a perder ventas.

Con ese análisis, los nuevos tipos de IVA explican entre cuatro y seis décimas del aumento de precios contabilizado entre julio y septiembre, los primeros tres meses de aplicación del tributo. La inflación bajó cuatro décimas en julio (por el efecto de las rebajas) y aumentó en la misma medida sumando los dos meses siguientes. En datos interanuales, el índice de precios al consumo (IPC) se ha acelerado del 1,5% que registraba en junio al 2,2% de octubre. Las estimaciones del Banco de España sugieren que, sin el IVA, los precios se habrían mantenido o incluso habrían bajado algo.

Los bienes industriales no energéticos y los servicios recogen el principal impacto, frente a los alimentos, que se convierten en los menos afectados, en gran medida porque el tipo superreducido que grava los productos frescos (el 4%) ha permanecido intacto.

No obstante, el Boletín económico, que dedica un apartado específico al impacto del IVA en los precios, aconseja interpretar los datos con cautela. El supervisor contempla que la traslación sea "todavía incompleta" y que se manifieste en los datos de octubre, incluso en meses posteriores. En todo caso, "cabe esperar que [los efectos] sean de magnitud reducida".

Una vez superada la subida del IVA, el Banco de España confía en que la inflación -al menos la subyacente, la que elimina los elementos más volátiles- retorne, a partir de la segunda mitad de 2011, a "los bajos niveles que mostró antes de la subida del IVA", con valores próximos a cero que en algún momento llegaron a ser negativos.

El segundo elemento al que el Banco de España fía la moderación de precios son los salarios. Tras constatar que los convenios firmados hasta septiembre fijan subidas del 1,3% (algo superiores a lo que dicta el acuerdo de negociación colectiva pero inferiores a la inflación), el Banco de España subraya el recorte de sueldos públicos como uno de los frenos a los costes laborales. Y da pistas a los empresarios al subrayar que la reforma laboral permite descolgarse de las subidas pactadas en convenio con más facilidad que antes, lo que podría contener la presión salarial este año.

Respecto a 2011, el diagnóstico es más dudoso. El Banco de España interpreta que el acuerdo de negociación colectiva firmado entre empresarios y sindicatos para el periodo 2010-2012 excluye aplicar las cláusulas de garantía salarial año a año para hacerlo al final del periodo, lo que retrasaría ese eventual incremento de costes a 2012.

No obstante, el acuerdo no especifica en qué periodo se recuperará el poder adquisitivo: "Se adecuará temporalmente en función de lo que se pacte", sugiere.

www.elpais.es

 

Si quieres compartir...