• Actualidad Internacional
  • 18 de Oct, 2010

Rossignol, premiada por su recuperación económica

Hace tan solo un año perdía dinero y se temía por el futuro de la marca. Hoy es una empresa saneada, con números positivos y con un futuro prometedor. Por el camino han quedado dolorosas reestructuraciones de personal, y recortes salariales, que han permitido, al menos, asegurar el trabajo a los que han continuado. De todo este trabajo de recuperación económica se encargó la consultora internacional Alvarez & Marsal (A&M), quien acaba de recibir de la mano de la asociación sin ánimo de lucro Turnaround of the Year Award, categoría empresa internacional, por el giro que ha logrado en las cuentas de la marca francesa Group Rossignol.

Vendida en 2008 por Quicksilver a los nuevos propietarios, la empresa se encontraba en unos muy preocupantes números rojos y un deterioro de la marca. Es entonces cuando A&M es contratada para ejecutar un complicado cambio de rumbo a una de las mas famosas marcas de esquí y símbolo francés de marca centenaria. Los ingresos netos de la compañía habían caído un 15%, hasta los 248 millones de euros. El EBITDA se redujo a un saldo negativo de -42 millones de euros, y arrastraba unas deudas de 370 millones de euros. La deuda eran tan grande, que pocos meses después de la adquisición, Rossignol se quedaba sin dinero para seguir trabajando, pagar nóminas o proveedores.

A&M sabía que tenía que ejecutar un plan agresivo y realizar maniobrar para recuperar liquidez, fundamental para la supervivencia de la empresa. Por ello la consultora tuvo que rehacer condiciones de venta y pagos y reconstruir todo su proceso de contabilidad comercial (hay que tener en cuenta que estas empresas dedicadas a los deportes de invierno, fabrican a partir de en Marzo-Abril los pedidos confirmados esas semanas, los sirven de Octubre a Noviembre y los cobran en Febrero del año siguiente, 365 para cobrar lo fabricado).

El plan de recuperación agresiva logró un ahorro de 60 millones de euros, incluyendo una reducción de un 37% en gastos de SG&A (Selling, General & Administrative) y 30% en la reducción de personal. La reducción de inventarios y facturas por cobrar trajeron otros 90 millones de euros. Además, el número de referencias se ha reducido a la mitad, centrándose en las más rentables, y se ha incrementado la partida a I+D. Reduciendo inventario, modelos y revisando las finanzas y las ventas, se redujeron drásticamente las devoluciones, así como los grandes descuentos para eliminar producto sobrante.

Así, Rossignol ha logrado poder financiarse con su propio dinero y logró la rentabilidad de la EBITDA (ganancias antes de impuestos) en menos de 18 meses. En el balance fiscal de 2011 ya se va a poder presentar números de EBITDA de dos dígitos positivos (viniendo de los -42 millones) y un balance libre de deuda (viniendo de los -370 millones).

Hoy además la empresa ha podido volver a traer la producción que tuvo que deslocalizar a Asia, y ya fabrica todo su producto de nuevo en Europa, entre sus fábricas de Francia, Barcelona e Italia.

www.nevasport.com

 

Si quieres compartir...