• Actualidad Nacional
  • 07 de Oct, 2010

El Corte Inglés mira a Lleida, Terrassa, Mataró y Badalona

La locomotora de El Corte Inglés no se para ni en tiempos de incertidumbre económica. La cadena de grandes almacenes presidida por Isidoro Álvarez acaba de culminar una inversión de 165 millones de euros para abrir su primer centro comercial catalán ubicado fuera de la provincia de Barcelona. La compañía inaugurará mañana un complejo en Tarragona.

Este proyecto supone la culminación de uno de los anhelos de esta capital de provincia, cuyos habitantes están acostumbrados a peregrinar a los almacenes de la compañía en Barcelona. “Será un centro de primera división”, según el director de comunicación de El Corte Inglés, Diego Copado. El equipamiento tiene una superficie construida superior a 100.000 metros cuadrados.

El Corte Inglés de Tarragona está situado en la Rambla Lluís Companys, en la prolongación de la Rambla hacia el Hospital Joan XXIII. El centro tendrá un área de influencia de medio millón de personas. En el primer fin de semana de apertura se prevé que más de 20.000 clientes potenciales lo visitarán. Entre ellos, habrá clientes de Reus, la capital comercial del Baix Camp que sufrió una severa decepción por no albergar el gran almacén, por el que compitió encarnizadamente con Tarragona. La decisión final fue una cuestión de situación estratégica.

Estrategia de aperturas
El Corte Inglés de Tarragona será el número 79 de la cadena, que este año ha abierto dos centros en Portugal y uno en El Ejido (Almería). La estrategia de la firma madrileña incluye la apertura de nuevos grandes almacenes en Catalunya. A medio plazo, la compañía prevé abrir nuevos establecimientos en Lleida, Badalona (Barcelonès), Mataró (Maresme) y Terrassa (Vallès Occidental). Según las previsiones de El Corte Inglés, las primeras aperturas se materializarán en Badalona y Mataró.

El proyecto de Badalona es un viejo sueño para la empresa. El pasado 23 de septiembre, el alcalde de esta ciudad y El Corte Inglés firmaron un convenio después de que el consistorio desencallara el proyecto. La empresa compró hace ocho años los terrenos del antiguo fabricante de envases para conservas Llamas. La inversión del almacén superará los cien millones de euros. Su apertura se producirá a mediados de la próxima década.

Además, la empresa tiene previsto ampliar su centro de Hipercor en Girona. En la actualidad, El Corte Inglés tiene cinco centros en Barcelona, uno en Sabadell (Vallès Occidental) y otro en Cornellà (Baix Llobregat).

El Corte Inglés mantiene un elevado ritmo inversor, pese a la caída del negocio en los últimos años. En total, ha destinado 6.225 millones de euros a nuevas aperturas y remodelaciones durante los últimos cuatro años. La empresa facturó 16.356,25 millones de euros en pasado ejercicio, con un retroceso del 5,8%. El beneficio neto atribuido se situó en 369,74 millones, un 3,20% menos. El Corte Inglés es el segundo grupo de grandes almacenes en todo el mundo, por detrás del coloso estadounidense Sears Holding, propietario de Sears y Kmart.

Cuestionado por la rentabilidad del nuevo complejo. Copado dice que “no se busca tanto rentabilizarlo en el menor tiempo posible, sino de cara al cliente”, ofreciendo una experiencia satisfactoria.Precisamente la satisfacción al cliente sigue cimentando la estrategia de El Corte Inglés, cuyos proyectos, son “seguir siendo una empresa rentable, generando empleo, dinamizando la economía y generando consumo”.

Ante la progresiva aproximación de Mercadona a la cifra de negocio de El Corte Inglés, Copado se mostró tajante, y respondió que “también se nos acerca Repsol”. El director de comunicación de la compañía considera que los modelos de negocio son completamente diferentes.

Promoción
Consciente de la necesidad de integrarse en una nueva ciudad, El Corte Inglés está dispuesto a mimar sus relaciones con el entorno. Esta semana ha llevado a cabo un buzoneo con una agresiva campaña para productos de supermercado, con tentaciones como bogavantes a 8,95 euros la pieza y jamones ibéricos a partir de 79 kilos. Se trata de una campaña para hacer un guiño a potenciales compradores de la zona.

El establecimiento ha alcanzado un acuerdo con la Cofradía de Pescadores de Tarragona, que se convertirá en proveedora del centro comercial. En la zona de alimentación también se comercializará arroz del Delta del Ebro, vino del Priorat, aceite de Siurana y Les Garrigues y avellanas de Reus. La firma cuenta con 3.747 proveedores, de los cuales 200 son de la provincia de Tarragona.

Al igual que en otros centros, el grupo presidido por Isidoro Álvarez está esforzándose por atraer a las nuevas generaciones con una presencia creciente en internet y las redes sociales. Asimismo, intenta reforzar las marcas de su planta joven, con enseñas como Desigual.
 

Si quieres compartir...