• Actualidad Nacional
  • 13 de Sep, 2010

Coronel Tapioca, al borde del concurso de acreedores

Este mes de septiembre se cumple el plazo de cuatro meses que la cadena Coronel Tapiocca consiguió el pasado mayo al acogerse al artículo 5.3 de la Ley Concursal. La compañía, controlada por el fondo de capital riesgo Gala Capital, negocia con la banca para conseguir in extremis un acuerdo que le salve de entrar en proceso concursal.

La compañía continúa con el proceso de reducción de su red de establecimientos y todavía no ha comunicado a sus trabajadores cuál será su futuro.  La empresa, especializada en la distribución de artículos textiles de viaje, se ha visto afectada especialmente por la caída del consumo, que disparó sus pérdidas a 13,5 millones de euros en 2009. La facturación de la compañía retrocedió cerca de un 25% y se situó en 27,4 millones de euros.

Coronel Tapiocca acumula un pasivo de treinta millones de euros y entre sus acreedores figuran la CAM, Caja Castilla La Mancha, Bancaja y EBN. De no alcanzar un acuerdo con las entidades financieras, la cadena podría verse abocada a la antigua suspensión de pagos.

La compañía comenzó a resentirse de la coyuntura económica en 2009, tras cerrar el ejercicio 2008 con un crecimiento del 13%. La empresa puso en marcha entonces un proceso de reestructuración, que supuso el cierre de un 30% de sus establecimientos (alrededor de 122 tiendas) y el despido de 482 empleados a través de un expediente de regulación de empleo (ERE).


Interesport, proveedor de la cadena
Coronel Tapiocca acudió el 24 de julio de 2009 a la sede de Intersport en Rubí (Barcelona) para realizar sus programaciones de compra de artículos en condiciones especiales. La Cadena realizó una primera prueba en 10 de sus 121 tiendas en España, con córners con producto de outdoor de la firma propia McKinley. Aunque no ha trascendido cual fue el resultado de este test, el hecho de que el proyecto no haya ido a más es una prueba irrefutable de que la relación entre ambas empresas no ha sido la esperada.

La relación de la central con la cadena forma parte del proyecto que Intersport empezó a desarrollar en 2009 potenciando la figura del denominado 'socio-comprador' y a través del cual operadores externos a la organización de compras disponen de la opción de adquirir productos de Intersport-España.  El primer operador que suscribió con la citada agrupación un convenio de este tipo fue la cadena Todosport. Le siguió el grupo de compras Tiendas Deportivas de Canarias (TDC) y, posteriormente, la cadena madrileña Deportes Moya.
 

Si quieres compartir...