• Actualidad Nacional
  • 02 de Jun, 2010

El Corte Inglés apuesta fuerte por los nuevos formatos

Ha llegado el momento de renovarse. Las grandes cadenas de distribución no han esquivado de los efectos de la crisis y se han puesto manos a la obra para escapar de ella lo antes posible y atraer a los perezosos clientes. En el caso del gigante de la distribución en España, El Corte Inglés, su giro de estrategia viene de la vía de la creatividad y una apuesta por nuevos negocios a los que hasta ahora no había prestado atención.

"La compañía está obligada a dar respuestas ágiles e inteligentes y a practicar políticas innovadoras", aseguran en el grupo presidido por Isidoro Álvarez. Una innovación que ha centrado sobre todo en el terreno gastronómico. Hace sólo unos días presentaba en Madrid su primer Gourmet Experience. Un espacio dedicado a productos de alimentación de gama alta que también cuenta con pequeños restaurantes de cocineros de renombre.

Este tipo de negocios ya existe en otros gigantes europeos como Harrods en Londres o Galerías Lafayette en París, pero que en España aún no se había explotado. Entre las firmas gastronómicas presentes en este espacio del madrileño Corte Inglés de Goya figura uno de los restaurantes japoneses más reconocidos, Kabuki; el andaluz La Moraga -propiedad de Daniel García, actual premio Nacional de Gastronomía-, o el más tradicional Cinco Jotas.

En el mismo centro comercial, pero en la privilegiada última planta, ha creado su primer Txoko, un restaurante cuya gestión corre a cargo del cocinero español con más estrellas Michelin, Martín Berasategui. Un concepto que podría dar el salto a otros establecimientos del grupo.

Pero la renovación también ha ido más allá de la restauración. El gigante de la distribución acaba de poner en marcha su primer balneario urbano. Su spa está situado en su establecimiento de la madrileña plaza de Callao, con privilegiadas vistas sobre la centenaria Gran Vía. Comprende varios espacios dedicados a la belleza y al cuidado personal, incluso un gimnasio.

Otros negocios donde se adentra el grupo son los productos deportivos, con una nueva cadena comercial Sportown, con el que trata de arañar terreno a grandes competidores como la francesa Decathlon. También se hacen hueco las nuevas tecnologías, esta vez en automoción, ya que El Corte Inglés ha inaugurado los primeros aparcamientos con recarga gratuita de baterías de coches eléctricos. Uno de los segmentos de este sector industrial que ha esquivado el impacto del desplome financiero.

Pero no todos los proyectos de la compañía madrileña son de altos vuelos. A finales de 2008, El Corte Inglés lanzó al mercado la marca Aliada. Una enseña con la que trataba de cubrir un nicho de mercado de productos de alimentación y droguería que tenía descubierto: el de los precios más bajos.

Y ahora está satisfecho con la evolución de esta marca blanca, que convive con las enseñas tanto de El Corte Inglés como de Hipercor. No en vano, la crisis ha convertido el factor precio en la principal variable a la hora de decidir la compra.

Y la compañía también se ha ajustado el cinturón. Por ejemplo, con campañas de rebajas más agresivas y descuentos muy superiores a los de años anteriores. Además, ha mejorado las condiciones de financiación, al reducir a cero sus tipos de interés para las compras aplazadas.

www.cincodias.com

Si quieres compartir...