• Actualidad Nacional
  • 05 de Abr, 2010

La crisis convierte a las cadenas en el primer canal de distribución de moda

La coyuntura económica ha alterado los patrones de consumo. Las cadenas especializadas se han convertido en 2009 en el primer canal de distribución de moda y, siguiendo la tendencia alcista de los últimos años, han superado por primera vez al canal independiente, según datos del balance anual del sector textil de Kantar Worldpanel.

Elaborado a partir de datos del panel Worldpanel Fashion, el estudio concluye que las cadenas han incrementado su peso en el gasto total en textil hasta copar el 35% del mercado. Las tiendas independientes, en cambio, redujeron tres puntos su cuota de mercado respecto a 2008, hasta el 30,3%.

Los datos de Kantar Worldpanel reflejan así una tendencia iniciada hace una década y que se ha acentuado con el cambio de ciclo económico, que ha provocado una contención del gasto en artículos de textil. La coyuntura ha afectado especialmente a los comercios independientes, con menor margen para adaptar sus compras al consumo, así como para reducir sus precios.

A lo largo de 2009, las cadenas incrementaron su clientela en alrededor de 600.000 nuevos compradores, hasta 23,8 millones de clientes. En el comercio independiente, en cambio, se contabilizaron 22,7 millones de compradores.

A juicio de Rosa López, responsable de Kantar Worldpanel, el auge de las cadenas "demuestra su fortaleza en tiempos de racionamiento por parte del consumidor y el papel clave que jugarán en la recuperación del sector, uno de los más penalizados en la recesión económica".

En el conjunto del pasado ejercicio, el gasto en prendas de vestir retrocedió un 8,4%, frente al descenso del 5,9% del año anterior. El calzado fue el sector que mejor resistió a la caída del consumo, con una reducción del 0,8%, lo que lo situó como la partida textil con mejor desarrollo en 2009, según Kantar Worldpanel.

En términos absolutos, el sector textil redujo su volumen de negocio en 1.500 millones de euros como consecuencia de varios factores. En primer lugar, la disminución de precios llevada a cabo por cadenas y comercios independientes para tratar de atraer a compradores y, en segundo lugar, a la "mayor austeridad por parte del consumidor".

El precio medio unitario pagado en 2009 fue de 14,4 euros, un 5% inferior a los 15,1 euros que se pagaron en 2008 por cada prenda. Por otro lado, los consumidores salieron menos de compras durante el año pasado y, además, gastaron menos. El porcentaje de individuos que compró alguna prenda de vestir se redujo en un punto, hasta el 87% de los españoles.

Cada uno de los consumidores gastó un 7% menos en productos textiles y compró dos prendas menos que en 2008. La frecuencia de compra también experimento una caída en 2009, del orden del 4,5% respecto al ejercicio precedente.
 

www.modaes.es

 

Si quieres compartir...