• Performance
  • 10 de Feb, 2010

adidas y Sennheiser comercializan una nueva línea de auriculares deportivos

Adidas y Sennheiser acaban de presentar una línea de auriculares diseñados para practicantes de deportes. La gama Sennheiser-Adidas Sportline está compuesta por cuatro modelos diferentes, MX680, CX680, OMX680 y PMX680. Son audífonos que ofrecen un sonido rotundo y energético, pero de calidad. Además, cumplen con los requisitos propios de la práctica deportiva. Así, todos ellos se sujetan perfectamente al pabellón auditivo, de manera que no se desprenden ni siquiera con los movimientos más violentos. De todas formas, el agarre no produce ningún tipo de incomodidad.

También están dotados de altavoces robustos y potentes, que permiten escuchar claramente la música incluso a través del ruido de las pisadas, el rocé de la ropa, el sonido del corazón, e incluso el barullo de otros participantes. Además, no transmiten ninguna de las vibraciones que acompañan a los movimientos repetitivos, y tienen un sistema específico que no sólo repele la humedad, sino que además protege la electrónica del agua de lluvia. Y no hay problema con la higiene. Una vez acabada la sesión, se pueden lavar bajo el grifo. Por fin, los cables están reforzados con kevlar para que aguanten los tirones y se mantengan flexibles incluso en las condiciones meteorológicas más duras. Aguantan al menos hasta 10° bajo cero.

La calidad del sonido de estos auriculares es excelente, como no podía ser menos en unos aparatos diseñados por uno de los mayores especialistas mundiales en auriculares. El modelo más caro de la gama Sennheiser-Adidas Sportline es el modelo CX 680, que cuesta 60 €. Son unos intraauriculares de muy alta calidad que cuentan con un sistema de ajuste llamado EarFin, patente del fabricante. Basta con un sencillo giro para que el auricular se agarre al interior del oído de manera confortable. El rendimiento resulta suficiente como para aislar del ruido exterior, algo que tener en cuenta para poner especial atención frente a situaciones potenciales de riesgo como cruzar la calle.

A continuación está el modelo OMX 680. Cuesta 43 euros e incorpora unos clips para el oído, y un sistema de ajuste especial con tres adaptadores distintos. Los clips se colocan tras la oreja como la patilla de una gafa, y están fabricados con material flexible que no presiona la oreja. También por 43 euros es posible hacerse con el modelo PMX 680. Destaca por una banda ergonómica que va de oreja a oreja pasando por la parte trasera del cuello del usuario, de manera que el soporte es muy cómodo, e inasequible a tirones y caídas. El cable parte de uno solo de los auriculares, dándole mayor libertad, y la banda de cuello tiene una tira fluorescente de color amarillo que brilla la oscuridad.

Si quieres compartir...